La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

15 de septiembre de 2016

Dos y yo tres…


Imposible el uno sin el otro, pero uno me atormentaba, tenía un no sé qué que no me gustaba para salir él, el otro mucho mejor, estábamos hechos el uno para el otro. Nadie lo entendía, tampoco se creían que pudiera ser tan molesto porque en apariencia era normal. Intente amoldarme a él, pero cada vez que queríamos salir se ponía imposible. Nunca supe porque eran tan diferentes en su comportamiento, yo los quería a los dos, no podía ser de otro modo.

Al final tomé una decisión que de ningún modo podía ser salomónica, tuve que hablar con mi amiga-terapeuta y decidimos que ella se los quedaría, y yo me compraría otro par de zapatos.

37 comentarios:

  1. Dicen que tres son multitud, tomaste la mejor decisión sin duda.

    Besotes preciosa y pasa un lindo jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso tres es un buen numero, dos zapatos y yo, andar a la pata coja es cansado. Abrazosssss

      Eliminar
  2. Qué bueno. Muy buena decisión. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando unos zapatos aprietan lo mejor es buscar otros. Un abrazo

      Eliminar
  3. A eso se le llama negociación, puedes decirle a tu amiga que les enseñe a esos mandatarios como se consigue eso.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que hablando de zapatos no los mezclaríamos con la política pero parece imposible. Un abrazo

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Con lo que a mi me gustan los zapatos, tener que desprenderme de un par me ha dolido jaja.

      Eliminar
  5. Una muy buena decisión la que tomaste y además si uno no quería salir... Un abrazo y otro para tu imaginación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un zapato te hace daño lo mejor es desahuciarlo del armario.Muchas gracias preciosa, abrazucos

      Eliminar
  6. Cuesta mucho tomar esa decisión... Lo bueno que las terapeutas existen y resuelven ¡Hasta eso!
    Gracias Ester, necesitaba reír, para empezar el día.
    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos necesitamos empezar el día con una sonrisa, guardare algunos chistes que no te sepas para contarte uno cada mañana. Saltos y brincos

      Eliminar
    2. Sí, Ester, porfa, que a mí me gusta iniciar el día riendo. Y ya me conté todos los que me sé, jajaja.

      Eliminar
    3. María, voy a poner la camiseta en la lavadora, ¿que programa pongo?
      -¿Que pone en la camiseta?
      -University of Oklahoma.
      -Dejalo...
      y dos abrazos

      Eliminar
  7. Ayyyy, disculpe el atrevimiento; que nos quería engañar usted... Je,je.
    Con sentido del humor todo es mejor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentido del humor hace que los otros cinco merezcan la pena. abrazuco

      Eliminar
  8. Estupenda decisión Ester,muy bueno amiga.
    Un abrazo de buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sonreír es agradable para quien sonríe y para quien provoca la sonrisa. Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola Ester, paso por tu blog y veo que sigues con tu buen humor. Me alegra que sea así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi buen humor lo comparto porque no me gusta reír sola. Un abrazo con cariño

      Eliminar
  10. jajajajaja hay amores imposibles, lo se por experiencia. Mis pies han nacido para ser libres en este mundo de tacón aguja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos tacones imposibles que hacen unas piernas preciosas y que yo envidio jaja. Saltibrincos

      Eliminar
  11. Jajajajaja... siempre se sale con una gran sonrisa de tu casa.
    Una idea excelente.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes probar a entrar con una y las intercambiamos, no me hagas mucho caso hoy estoy graciosilla. Abrazos y cariño

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Un edificio en la piscina, no tiene nada que ver con los zapatos pero es refrescante, me gusta la gente observadora. Apapachossss

      Eliminar
  13. Estoy espeso estos días, yo necesitaba 4 zapatos, luego con dos eran más que suficiente y pronto seguramente necesitaré tres ¿Porqué será?
    Abrazucos, que hace un frio que pela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He cazado el chiste y espero que tardes mucho en necesitar tres, de momento busca unos cómodos que andar y ver por Portugal es cansado. Un achuchón y una bufanda

      Eliminar
  14. Los pies... los zapatos... a qué mujer no le gusta estrenar y probar, pero cuántos pinreles están cuidados y cuántos zapatos son verdaderamente cómodos? Y cuanto más bonitos son, más daño hacen.
    Incluso los azules.
    Un abrazo como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que pena da que unos zapatos que nos enamoraron nos hagan daño, lo mio es un vicio que mis hijas han heredado como yo lo heredé de mi madre, azules tambien tengo unos cuantos. Abrazos de septiembre

      Eliminar
  15. Jajajajajaja estubo bueno el negocio cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de humor siempre llega en buen momento. Saltos y brincos

      Eliminar
  16. Hola Ester. Muy buena decisión. Tú si que sabes la importancia de la comodidad de los pies. Si los pies no van comodos, todo nuestro cuerpo se resiente porque los pies son el sostén de todo el esqueleto.
    Abrazosssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la de zapatos que hay como para quedarse con unos que hacen daño. Unos abrazos

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Pues si, porque para que se iba a quedar la muchacha con un zapato que apretaba. Abrazuco

      Eliminar