''

La editora de este maravilloso blog no publica en fin de semana, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

21 de febrero de 2024

Un repente…

 

Porque te quiero me quieres y nos queremos y sin haberlo decidido ni de mutuo acuerdo, ni por separado, yo ya lo estoy organizando, ha sido un repente.

Recuerdo tus peticiones absurdas sentados frente al mar, y como esto va de primero uno y después el otro he tomado las riendas y voy por delante porque sé que tú no serias capaz de hacerlo conmigo, te hundirías en la pena, darías tumbos y las lágrimas que cegarían la razón, por eso y para consolarme, ya te he dicho que te quiero, haré aquel crucero que tu pedias para que tirara tus cenizas en alta mar. Sé que no me dejaras tirada y con los planes hechos, te dejo la fecha del crucero para que no me falles y te  finiquites a tiempo, ya he abonado los gastos del crucero.


En este blog nada es personal, aunque esté escrito en primera persona.   

20 de febrero de 2024

Se puede o se puede intentar…

 

Intenta aceptar lo que no puedes cambiar, nos cuesta porque creemos que lo hacemos bien, pensamos que son los otros los que no permiten que se cumplan nuestras expectativas. Cuando reconocemos que la tarea es nuestra nos ponemos a trabajar, pero si no conseguimos mejorar lo que queremos entonces la depresión entra por la puerta y es que ocurre que generalmente la distancia que existe entre nuestras expectativas y la realidad se convierte en un puente insalvable y es una de nuestras principales fuentes de sufrimiento.

Parar y aceptar que no llegaremos a todo, pero podemos llegar a muchas cosas, hay que dejar ir lo que es inalcanzable y valorar lo que vamos logrando´

 

Es más, o menos una conversación que tuve con una amiga, no soy entendida, pero como ella tampoco parece que funcionó. He pasado el fin de semana fuera y no he atendido el blog, disculpas y cariños.