''

La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

19 de octubre de 2020

Ironía…

 

Ironía es que te peguen en la cabeza con una enciclopedia y pierdas el conocimiento…

…y hay otras formas de explicarla, y mil frases que la definen pero hoy me he peleado con mi neurona


17 de octubre de 2020

Heterónimo/orónimo…

No quiero quitaros el sueño (ilusa jeje) pero mañana es domingo y no es día para perderlo en este blog así que os pongo los nombres reales y el seudónimo correspondiente, pero quiero dejaron una nota simpática, el origen del seudónimo de Mark Twain que el mismo dijo que su apodo hacía referencia a una expresión usada para designar el estado de un río (significa dos brazas de profundidad), pero hay quien asegura que hace referencia al alcohol que bebía de fiado en la taberna de John Piper en Nevada.

Leopoldo García-Alas Ureña


Grandes escritores que por uno u otro motivo emplearon un pseudónimo para firmar sus obras y casi hemos olvidado su nombre real. Los blogueros tenemos algo de “pseudomistas”

Voy a dejar los nombres reales y vosotros ponéis el pseudónimo. Muchos los sabréis pero no deberíais buscar en Google, es como mirar el final de una novela o las soluciones de un crucigrama, pero allá cada cual con su paciencia.

Samuel Langhorne Clemens:   Mark Twain

Lucile Dupin: George Sand 

Félix Rubén García Sarmiento: Rubén Darío

Joaquín Salvador Lavado: Quino

Mary Ann Evans: George Eliot

Adolfo Domínguez Bastida: Gustavo Adolfo Becquer

Marie-Henri Beyle: Stendhal

Jean Baptiste Poquelin: Moliere

François-Marie Arouet: Voltaire

Paul French: Isaac Asimov 

Georges Gordon: Lord Byron 

Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga: Gabriela Mistral 

José Martínez Ruiz: Azorín.

 Hay más pero por hoy lo dejamos aquí y otro día podemos hacer lo mismo con actores 

16 de octubre de 2020

Fidelidad/infidelidad…

Me lo ha dicho Ramón y le he creído, no pongas esa cara, tú ya lo sabías y crees que si lo callas no está ocurriendo. No entiendo porque no me lo dijiste a mí por lo menos, antes no teníamos secretos y creo que también deberíamos decírselo a él, si se entera que lo sabíamos no nos lo perdonará, claro que puede que ya lo sepa y se lo guarde por vergüenza o por amor, no sé qué pensar ni se tampoco como voy a mirarla a ella a la cara, notará que lo sé, estoy convencida. Imagino que tú lo aceptas que lo entiendes, siempre has sido más permisiva en esos temas y puede que tengas razón.

Pero me cuesta imaginar a madre engañando a padre y a este aceptándolo.