La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

1 de junio de 2016

Ni tú, ni yo, fue otro…

Nos sacamos las culpas de encima, porque culpas las hay, se las echamos a otros y siempre encontramos receptores inocentes, mi hermano, la profe me tiene manía, Piluca le hace guiños al chico que me gusta, el jefe, el autobús, el atasco, la avería de la lavadora, la secretaria esa tan sexi, la puñetera hipoteca.  Y más, tienen la culpa la poca paciencia, no haber estudiado, al chico que me gusta yo no le gusto, no terminé los expedientes, me levanté tarde, me dormí.

Pero las maquinas se rompen y no son culpables, la secretaria es un encanto, es él qué es un gilipollas, la hipoteca es algo que acepté en su momento y a cambio tengo una casa. Aceptemos nuestras culpas.
Cuando entramos en conversaciones “trascendentes” la culpa la tienen, los curas, los reyes, los ricos y aun los norteamericanos. Y otros niegan y apuntan,  los políticos, los sindicatos, las feministas, los ecologistas.  Nadie asume haber roto el jarrón de la tía Enriqueta.

Visto así parece simple, pero si enseñáramos a asumir las culpas cuando educamos quien sabe si al llegar a este punto aceptaríamos que somos culpables por omisión o comisión de algunos de los problemas.

51 comentarios:

  1. Es cierto Ester, siempre buscando un culpable, causante de nuestros errores, si hurgamos dentro de nosotros comprenderiamos de donde vienes los fallos, casi siempre de nosotros mismos, y no lo queremos reconocer, o no meditamos los suficiente, el caso es que por ello, seguimos tropezando con las rocas del camino, y preguntándonos, quien la ha puesto ahí para que tropiece.
    Feliz miércoles Ester.
    Gracias por ir al nuevo blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo veo en mis nietas, siempre tiene la culpa la otra, si se cae el batido es porque la ha empujado, si le sale mal el dibujo es porque la ha distraído, estamos intentando que sean responsables de sus actos. Visitarte en tu nuevo blog es un placer, espero que tu te sientas tan a gusto en el como cómoda me encuentro yo cuando voy.Abrazossss

      Eliminar
  2. Aceptar nuestras culpas…
    Es una tarea que no es nada sencilla, pero que tampoco es imposible. El punto de partida para dejar de echarle la culpa a los demás es quitarnos la comodidad del cuerpo y comenzar a aceptar cuando nos equivocamos. Dejar que los demás nos corrijan, sacar capas de esa gran coraza que se llama orgullo, y sobre todo, ser sinceros con nosotros mismos primero, para luego con el resto de las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando nos hacemos mayores somos capaces de asumir las culpas con mas facilidad, pero siempre cuesta. Un abrazo Marcos

      Eliminar
  3. Es verdad que siempre se acaba asumiendo culpas de cosas que nos has echo, y muchos son los que se aprovechan de tales maniobras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hacerlo así termina con discusiones enquistadas, y no importa asumir una culpabilidad ajena si hay paz. Saltos y brincos
      PD todavía me acuerdo de tu canto al mar me encantó.

      Eliminar
  4. Esto es más importante que el descubrimiento del fuego, pero no terminamos de conseguirlo. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabemos que no lo conseguiremos pero insistimos, el día que hablamos de ello aceptamos los hechos al día siguiente ya lo hemos olvidado. Abrazos

      Eliminar
  5. Siempre echamos las culpas a los demás pero en cambio también estamos si no hubiese dicho esto, si no hubiese hecho esto, habría pasado esto o aquello. El caso es comernos el coco. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, nunca estamos seguros de lo que tenemos que hacer, debe ser nuestro sino pensar y repensar siempre. Un abrazuco

      Eliminar
  6. verdades a puñados en tus letras de hoy.
    Algo complicado no resulta muy agradable aceptar nuestras culpas.
    Responsables y sinceros y a veces por la paz y la unión pierde uno de sus derechos, pero siempre la decisión de lo hacemos es nuestra.
    Hay ocasiones en que la vida te envuelve en circunstancias de una culpa que no te pertece y no puedes sacudirla de encima, guardas tu inocencia dentro del pecho y sigues adelante.
    Un punto que da para mucho pensar y reflexionar.
    Ya repasé el resto y la anterior me llegó muy hondo.
    Un abrazote grande.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa, tus comentarios siempre tan inteligentes ponen luz a mis entradas, nos cuesta aceptar nuestros errores y procuramos culpar a los demás por ellos, es por miedo o por vergüenza a mayoría de las veces.
      Ayer era otro tema, ya sabes que este blog va por libre y cada entrada es un mundo. Gracias por ser. Abrazos

      Eliminar
  7. Sin duda no sería yo e que pueda tirar la primera piedra.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco a nadie que la pueda tirar, pero eso tampoco debe ser un consuelo. Abrazucos

      Eliminar
  8. Esto lo practico yo con mis nietos y ellos me ayudan diciéndose uno al otro:
    - No pasa nada di que has sido tú.
    Me río es una forma de acusar encubierta para salvarse, jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras son niños es divertido ver sus triquiñuelas, pero yo ya he crecido y a veces no quiero quedarme con la culpa. Abrazos

      Eliminar
  9. Yo creo que el sentimiento de culpa nos lo inculcó la religión. Se pasa mal cuando te sientes culpable y ya sólo por eso estás pagando la pena.
    Me encantó tu dibujito, Ester, muy divertido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se de donde sale el sentimiento, pero si algo lo he hecho mal no puedo decir que ha sido tu. Sin ese sentimiento de culpa seriamos lobos. Abrazos contentos

      Eliminar
  10. Cuesta asumir los propios errores a veces. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por vergüenza o miedo al ridículo, las mas de las veces. Pero yo no he sido

      Eliminar
  11. Hola Ester,

    ASI ES , siempre la culpa es del otro..
    En francia hicieron una pelicula que llevaba como titulo :

    "c'est pas moi, c’est lui , mais il n'est pas là!"

    NO SOY YO, ES EL, PERO NO ESTA!

    Algo asi mas o menos.
    Feliz dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el titulo es genial, supongo que la película mereció la pena. Gracias por venir y comentar. Un abrazo

      Eliminar
  12. Muy cierto..
    la imagen muy graciosa, me ha hecho reir..
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busque algo para decorar y en Google encontré ese dibujo. Abrazos Estrellita

      Eliminar
  13. yo por lo menos de chiquitito es cargado con mis culpas
    así fui educado y no cambiará...

    la idea de mi parte es siempre encontrar la solución, el daño, el error ya fue...
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me gustaría conocer el método de educación que recibiste, porque conozco a muchas persona que siempre están dispuestas a decir que ni han sido ellas, con mis hijas me esforcé y con mis nietas lo intento pero aun se echan las culpas unas a otras. un abrazo Carlos

      Eliminar
  14. Yo pienso que desde niños hay que educarlos y enseñarles que si son "culpables" hay que asumirlo, lo malo es que de niños, nosotras tenemos que escoger las palabras adecuadas para que no se relacione culpa con castigo......sino aceptación de culpa con algo correcto y bueno, no?

    Tan temprano para mi y sin haber tomado café, ya me puse muy seria jajajajaja :P

    Apapachos ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un genio, tus comentarios pueden ser repetidos y servir para diferentes entradas, este tambien queda muy bien aquí. Dicen que no hay nada tan serio que no pueda decirse con una sonrisa. Un abrazo , dos

      Eliminar
  15. Que razón tienes, la mayor parte de las veces queremos buscar un culpable a cosas que debiamos pensar antes si son culpa nuestra.
    Me viene muy bien lo que expones, para pensar más lo que hago.
    Gracias. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de pensar decidimos que no somos culpables, no aceptamos que nos podamos confundir. Deberíamos hacer todos los días un ejercicio de humildad. Un abrazo alegre

      Eliminar
  16. Hola Ester, yo siempre digo que mira que cuesta reconocer los errores tal como son. Con lo bien que te siente haciéndote cargo de tus errores, y aceptarlos. No reconocer un fallo nos impide madurar y crecer como personas, y nos limita nuestra libertad, y solo nos estamos engañado a nosotros mismos, que es lo que no debería de importar. Pero siempre es más fácil poner la vista afuera que mirarnos a nosotros mismos.
    Interesante entrada! Un grande abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como tu lo dices, nos cuesta aceptar que cometemos los mismos fallos que los demás, el "yo no he sido" de los niños trasladado a nuestra realidad y cuando nos descubren nos sentimos mal. Un abrazo

      Eliminar
  17. El jarrón caminó hasta el borde da la mesa y se cayo, yo le advertí, pero no hizo caso... Me dijo mi niña cuando tenía seis años.

    La culpa fue del florero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu niña promete, va a ser una gran escritora de novelas, supongo que no la regañaste, su comentario fue una obra de arte. Abrazos

      Eliminar
  18. Los demás son nuestros espejos.Tenemos que aprender a hacernos responsables de todo lo que nos pasa.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien suena, pero no lo solemos cumplir, disimular se nos da muy bien. Abrazos contentos

      Eliminar
  19. Siempre es bueno que haya críos para echarles las culpas.
    Nunca he hecho esto, si he sido culpable de algo lo he reconocido y no ha pasado nada.
    Recuerdo un caso muy concreto. Hubo una incomunicación total de un pueblo, yo tenía que estar con Standard en una estación de radio pero me había marchado, cuando llegué a Zaragoza mis compañeros me estaban esperando para informar del corte.
    Lo mejor que se me ocurrió fue echarme las culpas y decir que había sido una mala operación mía.
    ¿Te puedes creer que ningún jefe me llamó la atención ni tomó represalias contra mi?
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo puedo creer, es lo mismo que en casa cuando un niño acepta la culpabilidad la regañina es mucho mas pequeña. Tu siempre has sido honrado y no te escondes detrás de nadie. Un abrazo

      Eliminar
  20. Hola Ester, buenas noches
    Nos cuesta admiter que no somos mejores que los demas, todos tenemos fallos, cometemos errores, es normal, no somos robot. Pero nos cuesta reconocer cuando no llevamos la razon.. No hablo por mi, pero hay muchos casos de personas que se sienten superiores y no admiten que ellos tambien cometen errores.
    Buenas noches Ester, besos cielo
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me confundo y cometo fallos, antes me enfadaba conmigo misma, ahora me lo tomo a risa y soy capaz de admitir cualquier culpa, debe ser cosa de los años que voy almacenando. Abrazos contentos

      Eliminar
  21. Que buen tema y es cierto, debemos aceptar nuestros errores y asumirlos que es muy fácil echar la culpa a los demás pero aceptarlos es aprender, crecer, y madurar como personas. Si no, mal vamos...Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nos quedó la costumbre desde que de niños siempre nos quitábamos las culpas para evitar los castigos, y ahora nos cuesta aceptar que "hemos sido nosotros". Felices sueños

      Eliminar
  22. Desde luego que cuesta aceptar los errores, pero no tiene ninguna gracia que te culpen sin razón. He tenido que defenderme muchas veces de: "Tú tienes la culpa por ser la mayor"... ¡ja! es injusto.
    Buenas noches si aún andas despierta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuí la pequeña durante años, luego pase a ser la mediana, pero nunca he pagado las culpas de nadie, era lo mas parecido a un chico y sabia defenderme, primero con argumentos y si hacia falta pasaba a la acción, en el cole siempre fui la mas pequeña, curso tras curso y tampoco acepté culpas ajenas, Jajaja que suerte tuve.
      Un abrazo grande y cansadillo, regreso ahora y he salido antes de las nueve de la mañana. Por cierto mi hija te manda besos, dice que le gustaste mucho

      Eliminar
  23. Extrapunitivos a la máxima potencia. El deslinde de responsabilidades. Inmadurez e irresponsabilidad. Yo no soy así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta que me acusen de lo que no he hecho y para eso lo mejor es reconocer mis culpas. Si las hay jaja

      Eliminar
  24. Buenas tardes Ester: Si algo he aprendido en estos años es que cada uno, somos responsables de nuestros actos... hemos de aceptarnos nuestras emociones, todas y cada una de ellas...
    Amiga, hoy te mando un abrazo, de esos que acomodan el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que bien me sienta hoy ese abrazo, cuanto tiempo sin ti. Se feliz y dichosa y ven cuando puedas que pones vida a este blog. Saltos y brincos

      Eliminar
  25. Hola Ester: Lo mas pràctico y menos castigado por la opinión de los demás, es declarse autor de la fechoria. Si despues sale el verdadero culpable, tu quedas como una reina. y es que la culpa es negra. Nadie la acepta. Una entrada muy interesante igual que los comentarios que te hacen y qeu siempre leo. Un fuerte abrazo. Salud y que disfrutes del mes de Junio, que acabamos de estrenar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, seguiré tu consejo y cuando quede como una reina me acordaré de ti, los comentarios en este blog son los mejores de la blogsfera, no se si os salen naturales, o si os esforzáis , pero son siempre estupendos.Abrazos de verano

      Eliminar