La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

6 de mayo de 2012

Los hijos





Los hijos crecen, crecen sin avisar, sutilmente, disimulando.
Las fiestitas de cumpleaños, jugar en la arena, los cuentos por la noche. Son recuerdos.
Las desobediencias, los besos del perdón. Es el pasado
Pasó también el tiempo del ballet, el inglés, la guitarra y el karate.
Quedaron atrás la biblioteca, los exámenes, las notas.
La puerta de  la discoteca, esperando que ella no solo crezca, sino que aparezca. Suspiros añejos.
Ecos de la memoria, eso es lo que queda en el ambiente.
Los hijos vuelan, primero a la ramita cercana, luego al árbol de al lado y…  se van
Del asiento de atrás pasan al volante de sus propias vidas.
Y deseamos que escojan bien en la búsqueda de la felicidad, y que la conquisten del modo más completo posible.
La casa queda hueca, tiene un eco mudo.
Solitarios en el sofá nos preguntamos si lo habremos hecho bien
¿Si habrán aprendido de nuestros errores y nuestros aciertos?, especialmente de nuestros errores para que no los repitan.
¿Deberíamos haber ido más junto a su cama al anochecer, para oír su alma?
¿Ellos crecieron, sin que agotásemos con ellos todo nuestro afecto?
Cuantas dudas, montones de preocupación,  y el teléfono callado.
Las madres somos madres mientras tenemos vida
El secreto es esperar... En cualquier momento nos pueden dar nietos


¿Tu tienes nietos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario