La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

7 de mayo de 2012

Más de una vez




Más de una vez me han echado a la calle
por reír donde debo estar llorando,
por llorar donde debo estar riendo,
por callar donde debo estar hablando,
por hablar donde debo estar callado,
por hablar en voz baja de la fe,
por hablar en voz alta del amor.

Más de una vez al año hago
algo que no se puede hacer:
pateo una piedra, levanto polvo
que da deseos de toser.

Más de una vez me han echado a la calle
por no sentir respeto por las flores,
por derramar comida en los manteles,
por poner pegamento a los tenedores

Más de una vez al año hago
algo que no se puede hacer:

Echar tinta al agua bendita
Y luego tener que correr         
Más de una vez me han echado a la calle
por correr donde duermen los enfermos,
por fumar en los palcos del teatro,
por hacerle una mueca a mi maestro,
por hablar demasiado del horror
y decirle asesino a un pescador.

Más de una vez me he quedado con las ganas de hacer lo prohibido.
Prometo ir haciéndolo

¿Crees que es cierto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario