La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

27 de mayo de 2012

¿Estoy, están, estamos?



Loco: Maravilloso ser que ignora lo básico pero entiende lo profundo. Que se desespera en la simpleza, pero que hace malabarismos con las complejidades.
Un loco no es una persona compleja y simple,
es un genio rodeado de personas que no lo comprenden.
Un loco no es un defensor de lo desigual que habla incoherencias,
es una persona que encuentra la clara relación entre un zapato roto, la esperanza de un amor, una vela de cuatro colores y el calor del caribe.
La locura es necesaria para no perder la esperanza  en un mundo lleno de mentiras.
¿Qué pasa si quieren ocultarnos que la actividad solar es la que realmente está detrás del cambio climático, y ya no caemos en su trampa de sometimiento total a través de un Gobierno Mundial no electo, disfrazado de benefactor medio ambiental?
¿Quién sabe si yo soy cuerda o estoy loca? Solo se que se reconocer las mentiras, y a veces me hago la loca y hasta las saludo.
Hablo mucho de muchas cosas, poco de mi misma y nada de los demás…
Y dicen que estoy loca.
El cuerdo conoce las reglas, pero yo las excepciones.
¿Qué pasa si hay una guerra y no vamos nadie?
Hay días que pongo en práctica mis sueños y le doy mi dinero al pobre de la esquina. Hoy no tendré hambre.
A veces sueño imposibles, y tengo ideas, y me entretengo, y hago planes y hago descubrimientos:
Para graduarse de otorrinolaringólogo lo principal es aprenderse la palabra. Estoy en ello.
No puedo ser sabia, tengo demasiadas cosas que hacer.
Imagino en mi locura que se dibujar, que puedo tejer una bufanda, que se manejar un ordenador…  Un estornudo me devuelve a la realidad y adiós al encanto: Reconozco que se hacer todas esas cosas.
No pregunto quién eres, eso carece de importancia para mí. No puedes hacer ni ser más que aquello que yo idealizo.
Dicen que todo está en la actitud, y la mía ha cambiado.
Y estoy segura de que esta vez durará. Quizá toda una semana…

-¡Albricias! Yo estoy…



1 comentario:

  1. Supongo que no verás este comentario, pero quiero dejarte dicho que estoy muy, muy de acuerdo, y, sobre todo, me ha encantado esa frase: "¿qué pasa si hay una guerra y no vamos nadie?", porque además es lo que yo me preguntaba siempre, desde pequeña, mirando en el telediario cuando la guerra del Vietnam y luego la de Irán e Irak, con las que crecí. Si todos dijeran: paso, que vaya el presidente, que se lo jueguen al ajedrez, yo me quedo... ¿por qué no se puede hacer?
    Ester, tu blog es largo y pienso leérmelo de cabo a rabo, tarde una semana o diez días o dos tardes, pero no te escapas de mí.
    ¡Saltos y brincos!

    ResponderEliminar