''

La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

16 de mayo de 2018

Smith…


Las llaves están aquí, cada una con el nombre de la dama protegida

Aquellos cruzados que conocían muy bien los refranes, de oídas, (eran analfabetos) repetían como cotorras: “Fiarse de la propia mujer está bien, pero no fiarse está mejor” así que antes de partir colocaron a sus mujeres ese incomodo (no lo digo por experiencia) cinturón llamado de castidad y partieron tranquilos. Vencieron a los musulmanes y olvidándose de sus mujeres se dejaron obnubilar por las maravillas de Oriente. El viejo continente se apagaba pero había que hacer algo con los “cinturones” y fue que se experimentó un creciente interés por el hierro, ¡fabricarían llaves!
Y de ahí nace el apellido Smith (herrero) en Inglaterra, Schmitd en Alemania, Ferrari en Italia…

 Parece que los cinturones de castidad, hechos de metal y utilizados para asegurar la fidelidad femenina, nunca existieron realmente.
Pero si que hay ejemplos físicos de cinturones de castidad que son exhibidos en museos, pero según el Museo Británico: “Es probable que la gran mayoría de los ejemplos que ahora existen se hicieron en los siglos XVIII y XIX como curiosidades o como chistes históricos”.
Y para historia simpática y picarona la que describe el Arcipreste de Hita en voz del personaje de don Pitas Payas

56 comentarios:

  1. Juan Ruiz, ¿tendría experiencia en la transformación de cordero a carnero?
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo se con seguridad pero tengo claro que ya no se lo puedo preguntar. Un abrazo y una sonrisa

      Eliminar
  2. ¡Ofú!
    Te lo prometo, ni puñetera idea de todo esto. ¡Cuánto se aprende contigo!

    ¡Qué arte tienes en escudriñar curiosidades asombrosas, no ni ná!
    Me has alegrado la mañana.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del cinturón de castidad seguro que has oído hablar, luego lo demás como tu dices se escudriña un poco aquí y otro poco allí, se mete en la "minipimer" y lo que salga. Sigue contenta que aun queda día para repartir sonrisas. Un abrazo preciosa

      Eliminar
  3. Creo que de esos cinturones, viene la habilidad de abrir cerraduras sin llave, jajaja. No sabemos si sería cierto lo de ponerles cinturón de castidad a sus mujeres pero "cuando el río suena, agua lleva" Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser muy incomodo, y parece que se oxidaban con el agua, ¿no se bañaban? Abrazucos Ana

      Eliminar
  4. por desgracia, la censura y castidad forzada se impone por otros métodos

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable, pero parece imposible que en el siglo XXI pueda haber castidad forzada. Un abrazo

      Eliminar
  5. Muy divertido el enlace del cordero y el carnero. En verdad era un mito, pero claro, como se hicieron de manera formal, da mucho qué pensar. Sin embargo, no en el medievo, sino en la época victoriana, "se fabricaron cinturones más pequeños, ligeros y refinados que eran usados por pequeños periodos de tiempo para evitar las violaciones, por ejemplo en viajes, como pruebas románticas de la fidelidad o para impedir que las mujeres, especialmente las más jóvenes, se masturbaran o se tocaran en cama durante la noche; ya que se creía que esta práctica era altamente perniciosa y podía derivar en enfermedades físicas o mentales."

    En cualquier caso, es una visión de control sobre la mujer, una que sería muy cruel y antihigiénica :-) Un abrazo y feliz miércoles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esos eran de cuero, pero en cualquier caso la libertad de la mujer no se puede meter en un cinturón. Me alegro que te divirtiera el enlace, tenemos muy buenas obras que a veces pasamos por alto. Abrazos

      Eliminar
  6. Leyendo la historia me estaba viniendo a la cabeza la señora que “restauró” el Ecce Homo, y en cómo iba a quedar el corderito jajaja… Al menos solo le sumó unos cuántos años, que eso ya entra dentro de la normalidad jajaja

    Supongo que, como en casi todos los mitos, hay algo de verdad, aunque solo sea la intención… Y la práctica de abrir cerraduras con las horquillas, seguro viene de ahí 😁

    En cualquiera caso, y mirando hacia atrás, que contenta de haber nacido (a pesar de pesares) en esta época!

    Abrazos y sonrisas miles, y muy feliz día, mi preciosa Ester 😘🌼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo que esta época es la mejor de las conocidas pero creo que las venideras aun serán mejores, cuando me reencarne te lo cuento.Los siglos pasado fueron duros para ellos y para ellas hasta peligrosos. abrazucos para ti con mucha alegría

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hay una canción de Juan Peña "El Lebrijano" y la Orquesta Andalusí de Tanger que dice eso de ...
    "la llave que me diste la tiré al pozo
    y el que la encuentre será mi esposo"
    A lo mejor no tiene nada que ver, pero es que los hombres somos tan simples que les ponemos candados hasta a el campo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no te voy a dar la razón sobre los hombres aunque la tienes, no te vayas a enfadar. Y no se si la letra tiene algo que ver con los cinturones o con las cancelas. Un abrazote

      Eliminar
  9. Yo pensaba que sí habían existido los cinturones de castidad, pero que barbaridad, auténtica tortura, la esposa debía quedar marcada con llagas y roces. En el monasterio de las Huelgas nos enseñaron las faldas de Isabel la Católica, que según trascendía la fragancia, se añadía una falda mas, llegando a llevar 6 o 7, una sobre otra. Por eso eran tan exitosas las mesoneras tan lozanas y bañadas en los ríos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la primera falda tenia delante un rejilla para los encuentros amorosos, rápidos y escondidos, luego encima llevaban esa especie de delantal que lo cubría, pensar en la higiene de entonces se me hace muy dificil, el agua va, los caballos dejando sus heces, las ropas hasta el suelo... y la lavadora sin inventar. Abrazos

      Eliminar
    2. Y los señores de la guerra. Polvo, sudor y hierro, el Cid cabalga. Mas la sangre de los combates. Se conocería su presencia por el hedor.

      Eliminar
    3. Que se mezclaría con los demás fluidos, imaginarlo ya apesta, podríamos decir que existió una "edad pestilente" y el pelo y los dientes. Bendita el agua y el jabón.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Tardó tanto que el cordero creció :)) Buena lección la de hoy.
    Gracias Ester
    Buen miércoles.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mía la lección, ya me gustaría escribir tan bien como Juan Ruiz, otro alcalaino como Cervantes. Un abrazo y una sonrisa

      Eliminar
  12. No quiero ni pensar, los traumas ocasionados a las mujeres en la edad media.
    Incluso las de mas alta alcurnia, vivir en los castillos que ahora visitamos, no debía de ser muy agradable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que dormían junto al ganado para tener calor y cuanto mas ricos mas chinches Uff mejor ni pensarlo. con lo bien que va una duchita y ropita limppia. Abrazo

      Eliminar
  13. Pues yo pensaba que sí se habían llegado a usar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entonces era pequeña y no lo recuerdo pero es lo que he leído, y lo he leído en diferentes paginas supongo que será cierto. Mejor si no existieron. Un abrazo

      Eliminar
  14. No lo se, pero si lo creo, no estoy de acuerdo. Pero pensar que estoy confudida, ojala, la juventud de hoy, veo muy mal, el control masculino al femenino, vamos retrocediendo, no lo entiendo
    besos milllllllllll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que cada vez empiezan mas pronto a controlar a las novias, con la informacion que tienen cuesta creérselo. Abrazos

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Juan Ruiz era un maestro y el libro del buen amor una joya. Abrazos

      Eliminar
  16. Siempre me ha parecido increible el tiempo en que se practicara eso de los cinturones de castidad.
    Y uno que lo ve como artefacto de museo, lo ve tambièn como una historia sombrìa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea o no cierto el solo hecho de que alguien lo haya pensado ya es terrible y que lo hayan fabricado para exponerlo en un museo es para personas con las ideas enredadas. Abrazos

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Y yo con vosotros, pienso en algo, o he leído alguna cosa y entonces busco mas informacion y aprendemos juntos. Un abrazote

      Eliminar
  18. Holaaa ..uinssssssss anda que barbarie , de todos modos ya no es sólo que lo llegaran a utilizar es que era antihigiénico y de todos modos usando un poco la cabeza aún en el caso de utilizarlos las damas de esa época alguna historia inventarian para poder hacer su deseo ..De todos modos suena ridiculo y según cuenta la historia no se llegaron a utilizar ..por cierto tb había para caballeros ajajjaja .Muy buen articulo .
    Un abrazo y pasa un resto de día esplendoroso ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un invento antihigiénico , de hierro, con lo cual se oxida y debe pesar, pensar que a alguien se le ocurriera ya es para asustarse, mejor estos tiempos donde va a parar. Hoy he pasado el día con mi cuñada y hemos cortado algunos trajes. altibrincos

      Eliminar
  19. Uffff! Qué artilugio tan horrible. Mejor ahora, donde va a parar!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, cuanto mas retrocedemos en la historia peor era la vida. Un abrazuco

      Eliminar
  20. Hola Ester , yo creo que sí en aquella época se los ponían a las damas , sí había alguna un poco avispada tenía la solución ; iba a ver al herrero y ya lo tenía solucionado .
    Pero yo pienso como tú que no llegaron a usarse , gracias amiga por dejarme tú cariñoso comentario en mi blog , te deseo una feliz noche besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día no lo toleraríamos. Cuando voy a tu blog me encuentro muy cómoda. Abrazossss

      Eliminar
  21. Todo se transforma...
    He ido al enlace y me encanta esa forma de hablar.
    Las llaves me recuerdan a la de los armarios antiguos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Ruiz merece un vistazo, sus textos tienen musicalidad. Mi armario tiene llaves parecidas jejeje, es que soy muy viejita y me gustan las cosas antiguas. Abrazucos

      Eliminar
  22. Si se usaron no lo sé, pero existieron, están en muchos museos sobre todo de cuero. La verdad es que pobres mujeres aquellas y qué me dices del derecho de pernada... fue quizá un mito?
    Buenas y dulces noches, Ester, leyendo el libro del buen amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera muerto mucha mujer, no se lavaban pero con el sudor se hubieran oxidado y cuanto menos alguna coja hubiera habido, dicen que los de los museos son posteriores y falsos, pero no tengo seguridad de nada. El derecho de pernada es el abuso del promotor hacia la jovencita que quiere medrar en la actualidad. Hay cosas que cambian poco. Es un gran libro merecemos una relectura. Abrazucos

      Eliminar
  23. No sabía que lo de los cinturones de castidad era un mito, siempre aprendo algo en tu casa. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces muchas mujeres eran gordas, no había higiene pero se sudaba e igualmente se hubieran oxidado, las llagas se habrían infectado y la poblacion femenina diezmado. Eso es lo que yo pienso pero no lo recuerdo entonces aun era pequeña. Que disfrutes de la feria

      Eliminar
  24. Yo pensaba que si que los habían utilizado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece que no, así que menudo alivio pobres mujeres.

      Eliminar
  25. De los que hay ahora para jugar, solo he visto de hombres :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cinturones de castidad para hombres y los usan para jugar? Voy a por otro café no lo he entendido

      Eliminar
  26. Pues con un cinturón de ese calibre, en verano se tenía que cocer el "chichi" que para que te cuento. Y si los había metálicos, a dos por tres les tendrían que poner aceite tres en uno, para que aquello no chirriara.

    Besos Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquella época serian de hierro y se oxidarían, las mujeres morirían de infecciones, mejor pensar que no fue cierto. Abrazos

      Eliminar
  27. Me ha encantado!!! y sobre todo, que no la conocía, la historia que escribió el Arcipreste de Hita.

    Una chulada :)

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una chulada, estoy de acuerdo, Juan Ruiz nos dejó para leer y reír. Este verano puede ser un buen momento para "El libro del buen amor" saltibrincos

      Eliminar
  28. Graciosísimo Pitas Payas...Ahí puede verse la gracia y la picaresca española en esos siglos...Muy interesante tu post, Ester.
    Mi abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, siempre que uno acude a los grandes autores triunfa, y en nuestras letras tenemos mucho donde aprender. Buen fin de semana y muchos cariños

      Eliminar