La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

20 de febrero de 2017

Elogio de la sombra…

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.
                                                    Jorge Luis Borges, 1969


¿Quiénes somos los que realmente vivimos en la sombra?

48 comentarios:

  1. Detrás de la sombra del anciano, sigue latiendo el niño.
    Un abrazo, buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El niño es nuestra memoria, el recuerdo que crece y nos ayuda a ver cuando ya no vemos. Abrazos

      Eliminar
  2. En tu entrada y la mía de hoy, venimos a decir lo mismo. Hay que llegar al centro de nosotros. Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leído, nos haces pensar, interiorizarnos nos ayuda a mejorar, solo que no se si tengo la fortaleza de Borges. Un abrazote

      Eliminar
  3. Tenía que ser de Borges algo tan maravillosamente sabio como lo que acabo de leerte, jo! gracias, leer algo positivo sobre el paso de la vida en estos tiempos en los que todos se empeñan en instalarse en la oscuridad y el catastrofismo es como respirar oxígeno puro ... el tiempo solo mata a nuestro mágico pequeño interior, si se lo permitimos ... tú y yo no, por su puesto que no ; )

    Mil besos y muy feliz semana ESTER!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni la vejez ni la ceguera detienen el anhelo creador de Borges, el deseo de conocer, este es su broche de oro para un libro estimulante. Nosotras no permitiremos apagones del alma, por supuesto que no gracias preciosa y dos abrazos

      Eliminar
  4. Precioso poema que me hace reflexionar ya que casi sin darnos cuenta vamos volviendo a los orígenes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un volver a empezar, un elogio a la vejez y su similitud con la niñez, Borges nos ilumina desde su falta de vista. Abrazos

      Eliminar
  5. Hola Ester: a la vida,hay que proporcionarle su horas de cxígeno para no contaminarnos, de todas sus crueldades y mentiras. Averiguar quienes somos y qué es lo queremos hacer y a quienes queremos parecernos. porque no debemos olvidar que todo es un engaño. Y meditar mucho. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nosotros está la decisión de saber cribar, nada exterior puede hacernos cambiar la percepción de la vida y su plenitud magnifica. La vida no es lo que ocurre fuera de nosotros. Un abrazuco

      Eliminar
  6. Hermosa forma de describir los últimos años...
    Besos 🌸 feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosa, ya lo creo, es una esperanza, un canto a la vejez que muchos temen. Abrazos

      Eliminar
  7. Que más da seamos niños, jóvenes, viejos si lo más importante es que somos almas latiendo de emociones?

    Feliz semana.

    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si somos capaces de llegar con el alma intacta a esa edad es que habremos triunfado en la vida. Abrazosss

      Eliminar
  8. Lo leí hace unos días en el blog de Trini: http://nomequitespaz.blogspot.com.es
    Y realmente me hizo pensar en la luz y la sabiduría de un hombre, que ha llegado a la vejez y además está ciego...¡Qué maravilla!! Es consciente de que, ha encontrado el camino interior que le conduce a la paz, a la serenidad y al principio de todas las cosas.Toca la inocencia y nos eleva a todos con él.
    Gracias por traer este poema, Ester.
    Mi abrazo y mi cariño.
    Feliz semana, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que casualidad y que suerte, dos veces en poco tiempo, es el broche de su libro del mismo título en el que nos habla de instantes. Defender la vejez como Borges lo hace es una promesa para los que vamos camino de ella. Un abrazo

      Eliminar
  9. Hay distintas intensidades de sombra y en ella estamos todos, gracias a esas sombras la humanidad ha seguido avanzando, incluso han surgido las religiones un modo de hace que continuemos en la sombra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borges se refiere a las sombras de la ceguera, tu amplias el espectro. Un abrazo Emilio

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Son tiernos y adorables, con una experiencia y un bagaje del que podemos aprender mucha filosofía. Abrazo

      Eliminar
  11. La sombra es más luminosa, cuando se ilumina con los recuerdos de la niñez.
    Quizás por eso, cada vez me aferro más a ella. Es mi tabla de salvación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta cuando comparto los recuerdos con mi hermana, entre las dos no se nos olvida nada si acaso magnificamos un poco. Un abrazo

      Eliminar
  12. Cada vez que leo a Borges me quedo maravillada, y no importa cuántas veces lo haga, siempre parece una primera vez... Esa sabiduría que dan los años y las experiencias vividas... y él tenía mucho de ellas.

    Un besote Ester, y que tu semana sea maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borges pudo ser un gran maestro, en sus libros siempre hay enseñanzas. Seguro que es una buena semana, yo pondré interés en que lo sea y pediré lo mismo para ti. Abrazos contentos

      Eliminar
  13. Los ancianos son el verdadero libro de la vida, y la sombra es la que nunca lo abandonara
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito comentario, en las tribus indias el anciano era el jefe, en los clanes gitanos tambien, por algo será. Un abrazuco

      Eliminar
  14. Qué bien escrito. Pensé, por su hondura, que era tuyo :)
    y el dibujo está chulísimoooooo
    Besos luneros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el piropo, excesivo, jeje. Hoy no he trabajado, los versos son el broche de oro del libro de Borges "Elogio de la sombra" plagado de instantes, versos y sabiduría y el dibujo es de esos que a veces encuentro y guardo. Un abrazuco contento

      Eliminar
  15. Al final del camino está la sabiduría. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vamos recogiendo a cada paso, a cada instante de vida. Un abrazo

      Eliminar
  16. Un hermoso poema, muy borgiano. No hace falta ver con los ojos para percibir las mutaciones del alma.
    La vida traza un círculo perfecto, porque dentro del anciano late también la necesidad de protección de cuando era un niño.
    Un abrazo enorme, querida Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de esos poemas que justifican la vejez, siempre sabio siempre docente. Un abrazo con mucho cariño

      Eliminar
  17. Penumbra lenta y que no duele...Qué forma tan bella de escribir la de Borges.
    Genial post el de hoy, Ester.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una apuesta segura, si tiene algún detractor, todo es posible, no le pondrán pegas a estos versos tan humanos. Abrazos

      Eliminar
  18. Vaya poesía, llena de sentimiento y de nostálgia, me adhiero a todo lo dices en ella, porque todo lo que dices son verdades de la vida.
    Me das las gracias por decir que he puesto un blog en la sala, ojalá pudieramos reunirnoss todos lo bloguerosy charlar, tomando un café.
    Dices bien hablas de la libertad que tenemos para ponernos en contacto,en este maravilloso mundo de los blogs.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un blog nos permite expresarnos tanto a los audaces y parlanchines como a los apocados, la libertad del anonimato nos da alas, pero con el tiempo las vamos plegando y acabamos conociéndonos sin vernos. Un abrazo

      Eliminar
  19. Me encanta la entrada, ¡Cuánto se aprende de un blog como este!
    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando recurro a alguien que sabe, sabe de la vida, y así todos disfrutamos, otras veces escribo yo y ese día tenemos menos suerte. Gracias Mari Carmen, abrazosss

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, estamos de acuerdo.

      Eliminar
  21. Hola Ester. Un gran poema. Malo si no nos hacemos viejos ya que habremos zozobrado por el camino.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que nadie quiere morirse y nadie quiere ser viejo, complicado aunque hoy tardamos mas en hacernos viejos. Un abrazo

      Eliminar
  22. Temo más a la ceguera que a la vejez. A la segunda se llega con suerte, la primera si llega, en las sombras te tienes que apoyar.
    Borges era un grande y a ti te aplaudo por traer sus letras.
    Y además te abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, a la vejez no le temo ya nos hemos hecho amigas, la vista es otro cantar y si la pierdo no termino la frase ...y otro coser. Abrazos grandes, hace días que no te doy ninguno

      Eliminar
  23. Nadie pudo decirlo mejor que el gran escritor!
    Muchos besos, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, lo dice tan bonito a que la vejez no nos asusta. Un abrazo

      Eliminar
  24. Que sabias palabras las de Borges. Quizá con los años volvemos a lo que realmente somos, a nuestro verdadero ser. Por eso antes de marcharnos de este mundo, volvemos a ser niños, al igual que cuando llegamos.

    Besitos Ester, que hermosa entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vejes es una segunda infancia, dicen, puede ser parecida pero la vejez tiene consciencia y descaro y recuerdos los que hemos cosido arruga a arruga. Todas las etapas pueden ser fantásticas. Abrazos

      Eliminar