La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

10 de diciembre de 2016

Luce el sol en mi corazón…

Hoy no tengo nada que hacer, nada previsto,  la luz del sol llega hasta mi cama, ilumina toda la habitación, me levanto y voy a la terraza, casi no puedo ver, hace un sol apabullante, agobia. Cuesta enfocar los arbustos del otro lado de la calle. Me levanto y me visto con mi camiseta de “hoy no me puedo levantar”, mi falda deportiva, las sandalias y meto en el bolso las llaves, la cartera, una chocolatina (olvido intencionadamente el móvil)…  me voy a pasear, no puedo desperdiciar este día de sol, comeré algo en cualquier terraza cerca del parque.
La manecilla de la puerta está fría (raro) casi duele, esperaba que estuviera caliente por el increíble y radiante día de sol que tenemos.
Llueve. Llueve mucho. Llueve casi de lado, en horizontal, debido al gélido viento, que tampoco había sido invitado hoy. Llueve.
Cierro la puerta de forma automática, como un acto reflejo. Me miro y me doy cuenta de que no he sido suficientemente rápida y me he mojado hasta la ropa interior. Tengo que cambiarme de ropa cuanto antes, mis  pies suenan con cada pisada como si un niño estuviera jugando dando saltos alegremente en un charco.
Subo a mi casa. Abro la puerta de casa y veo desde el pasillo cómo los rayos de sol inundan la sala de estar.
¿Qué es esto?
Sí estoy calada hasta el conocimiento y los recuerdos.
Corro al portal sabiendo inconscientemente lo que me espera. Oigo la lluvia al otro lado. Abro. Cierro con un sonoro portazo. Voy a agarrar una pulmonía como siga así.
Vuelvo a casa y, sorpresa, el mejor día de verano me espera en ella.
Estoy empezando a preocuparme.
¿Me estoy volviendo loca?
Voy a encender el televisor, a ver si alguien me aclara algo desde el otro lado de la pantalla. Tengo que cerrar las cortinas para que el reflejo me deje ver la pantalla.
Quiero levantarme indignada  pero no encuentro fuerzas ni en las puntas de los dedos de mis pies. Mis párpados pesan como dos tomos de El Señor de los Anillos. No quiero dormirme…
Hoy no tengo nada que hacer, nada previsto,  la luz del sol llega hasta mi cama, ilumina toda la habitación, me levanto y voy a la terraza, casi no puedo ver, hace un sol apabullante, agobia.. Cuesta enfocar los arbustos del otro lado de la calle. Me levanto y me visto con mis camiseta de “hoy no me puedo levantar”, mi falda deportiva, las sandalias y meto en el bolso las llaves, la cartera, una chocolatina…  me voy a pasear, no puedo desperdiciar este día de sol, comeré algo en cualquier terraza cerca del parque…

                                 No he podido evitar la extensión, los reflejos del sol no me dejaban ver lo que iba escribiendo y el relato se me ha ido de las manos....

56 comentarios:

  1. No pesan tanto los tomos de "El señor de los anillos", más pesa ese de las sombras de Grey, en cuanto a la extensión, está claro que tenias necesidad de contar una historia, lo has hecho y está bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haberlo leído entero y por tu comentario que me atrevo a presumir que no tachas mi relato de absurdo y pesado. Abrazos

      Eliminar
  2. No importa que llueva en la calle mientras luzca el sol en el corazón, pero también suele ocurrir al revés ... hay días de todos. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También Angelines, te deseo un día lleno de sol en tu corazón. Abrazucos

      Eliminar
  3. Hay días que lo mejor es tirarse a la calle y pasear bajo el sol, o la lluvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es un buen consejo, en la calle se ve todo con mas bullico.

      Eliminar
  4. Te has quedado Dormida, hasta que el sol dandote en la cama te ha despertado.
    o el que está mal dela cabe... soy yo.
    Y que conste que no he dicho nada.

    manolo
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo quizá tengas razón y me dormí, por eso volví a empezar a escribir el relato, es un recurso literario para terminar una historia. Abrazucos

      Eliminar
  5. El corazón está donde el hogar y allí siempre brilla el sol. En la vida real llueve, truena y graniza, aunque el nido permanezca tibio.
    Un beso y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hogar que puede estar en cualquier lugar, lo reconocemos por la calidez y la luz. Un abrazo

      Eliminar
  6. El sol es a veces tan agradable...

    Me encantó leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi que me leyeras, el sol proyecta nuestra sombra y nos permite jugar con ella. Abrazos

      Eliminar
  7. Tu hermoso sol se ha colado por mi ventana, me asomé para ver, pero por suerte aquí no llovía...
    Me encantó tu relato con tintes surrealistas (espero te hayas cambiado rápido la ropa mojada).
    Buen fin de semana, con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te has colado por la ventana? jaja, pero si la puerta siempre está abierta. Gracias Mirella, si hoy he enredado un relato a una noria. Abrazos redondos

      Eliminar
  8. Jaja te imaginé y ne has hecho la mañana, gracias!

    Acá también entró el 🌞 por la ventana...no hay lluvia, yupi! 😉

    Abrazo y te dejo un té de canela ☕



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mas días de sol que de lluvia, por eso cuando llueve salgo a pasear para no perderme ninguna gota. Gracias por el té, nunca he probado ninguno. Saltibrincos

      Eliminar
    2. 😱Nunca has probado un té?????😱

      Ni lo puedo creer!

      🎅

      Eliminar
    3. Nunca miento, ni ninguna infusión. Puedes creertelo

      Eliminar
  9. Gracias por contar esa historia, pero en Zaragoza ya no recordamos como es el sol y ni siquiera si existe. Las nieblas desde hace bastantes días no nos abandonan o cuando menos las nubes bajas y no sabemos si estamos en la tierra o flotando dentro de alguna enorme nube.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Zaragoza está el tiempo que yo persigo, tendré que ir para disfrutar de la niebla tan romántica y la poesía de la lluvia ¿A que me ha quedado bonito? Pues es cierto me gusta la niebla y la lluvia. Un abrazo

      Eliminar
    2. Me gusta la lluvia, pero no la niebla, se hace pesada, me entristece, me deprime... y si tengo que viajar le tengo odio.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. No eres el único, conozco a muchas personas que les ocurre igual, y para conducir es un peligro, yo es que soy rara y me gusta pero en carretera tampoco. Abrazuco

      Eliminar
  10. No tengo claro si ha sido un sueño. En cualquier caso, entiendo lo que el sol lo lleva uno dentro o, a veces, está dentro de los muros del hogar.

    Me ha gustado muchísimo, Ester, sobre todo lo de estar "calada hasta el conocimiento y los recuerdos", y hasta me he reído con lo de los dos tomos de El Señor de los Anillos, ¡genial!
    Un beso y a disfrutar mañana del sol del domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chelo yo tampoco lo tengo claro, pero me alegro que te haya gustado, siempre hay un rinconcito donde al escribir esperamos que guste a quien lo lea. Saltibrincos

      Eliminar
  11. Jajaja, te ha quedado redondo y nadie podría decir lo contrario. Lo he disfrutado, menos lo que duele tocar lo frío y sentir la ropa mojada, con este frío. Tuve que leerlo con lentes de sol. Me hiciste estar en el sol de Japón, pero con el clima tan frío que tenemos hoy. Hiciste magia.
    Un abrazo abrasado y frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El frío y la lluvia, el invierno y su comportamiento me gustan, pero me alegro de haber llevado una venta de sol hasta ti. Abrazos contentos

      Eliminar
  12. Luce tu corazón y tú también.
    Me he divertido mucho con la historia que nos cuentas en esta entrada, es genial y simpatica, supongo que no es real,que es fruto de tu imaginación, tienes mucha.
    Dices que te has enterado del temporal que asoló esta zona, por la radio y la televión, entonces sabrás los destrozos que han habido, para qué te voy a cotar nada más.
    Besos, feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue invención, casi nada de lo que cuento en este blog es real o personal, no escribo un diario. Si he seguido las noticias y me he enterado de todas las calamidades, duele mucho ver las imágenes. Ojalá las ayudas lleguen pronto. Abrazos

      Eliminar
  13. Cuando el sol brilla en nuestro interior todo resplandece y por mucha lluvia que haya en el exterior, el siempre nos dará esa luz y esa alegría que necesitamos.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, podemos encontrar el sol en nuestro interior y recibir su calor. Muchas gracias por esas palabras Ilesin, un abrazo

      Eliminar
  14. Lo malo hubiera sido al contrario: que hubiese sol en la calle y lloviera en tu interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¿goteras? tuve en casa en una ocasión, podría haber escrito una historia. Abrazuco

      Eliminar
  15. Cómo en 🏡 en ningún sitio.
    Mucho debió llover,ja,ja.
    Muy bueno, Ester.
    😘 y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando llueve y jarrea la vista se va mas lejos y casi adivina donde se esconde el sol. Abrazos

      Eliminar
  16. No creo que te hayas quedado dormida, hay una película que se parece a tu relato, no recuerdo el título pero se repetían las escenas una y otra vez. Mientras no llueva en tu interior y no te mojes el alma, lo demás es una bagatela.
    Buen domingo con sol en tu ventana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se de que película hablas, si es antigua puedo hacer memoria si es moderna ni lo intento. Es simplemente un relato donde si no se encuentra un desenlace se vuelve al principio, recursos literarios que echan una mano. Un fin de semana perfecto, el belén ya está terminado y hoy hemos salido a comer comida guisada, el viernes de lata, el sabado riquisimo cocinó mi yerno pequeño, ayer congelado y hoy restaurante. Un abrazo

      Eliminar
  17. A estas horas de la madrugada leer un relato tan alucinante como circularmente perfecto me ha dejado pensando si me he enterado de algo o debo volverlo a leer porque no sé si ha sido un sueño a lo Matrix de entrar y salir entrado y saliendo por el mismo lugar donde habías salido antes de entrar sin saber si hacía sol o la lluvia te calaba a la vez que le sol te cegaba o si fue una pesadilla del último capítulo del Señor de los anillos que has leído o que de verdad el sol te ha cegado y has pillado tal insolación que te has empapado completamente en tu mente aunque tus ojos se estuvieran incinerando ... da igual, me ha encantado ... a lo mejor tras leerte a ti por fin Morfeo decide apiadarse de mi y llevarme con él a correr bajo una lluvia soleada como la tuya ; )

    Un beso muuy grande artistaZa ! ... feliz domingo ya hoy ; )


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria siento marearte, a veces escribo y no desescribo y os toca leerlo. Tampoco dice mucho el relato, deja abierta la ventana y la puerta a la imaginación y puede entrar el sol o la lluvia. Saltos y brincos

      Eliminar
    2. No me has mareado en absoluto, a mi me gusta marear las palabras, gracias !! ; )

      Un besito

      Eliminar
    3. Jugar con las palabras es divertido. Abrazuco

      Eliminar
  18. No entiendo. Hace sol o llueve? jeje. Saludos! Yo también he tenido días así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende, si miras por la ventana luce el sol, si abres la puerta entra el frío y la lluvia. Abrazucos

      Eliminar
  19. Pasear bajo el Sol o la lluvia!!! yo me quedo con pasear, airearse, orearse o mojarse.
    Quedarnos con la esencia a cada estación.
    Es domingo y aunque sé que tú descansas yo vengo a desearte un feliz descanso.
    Un gran abrazo querida Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, hoy ya he terminado mi vida familiar y he deicidio asomarme a saludaros, mañana tengo tarea, son días de compras y envío de paquetes. Un abrazo grandote

      Eliminar
  20. Hola Ester. Yo creo que desde la cama has escrito. Has visto que llovía mucho y te has vuelto a dormir. Y has continuado la escritura aparcada para dormir. Creo que te ha quedado muy bien aunque repites lo de la lluvia me gusta.
    Abrazucossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si veo que llueve salgo a la calle, me gusta pasear debajo de la lluvia, desde siempre, desde pequeña. Abrazos

      Eliminar
  21. respiro paz cuando me acerco a las letras de la magia de tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra provocarte paz, y me alegran tus visitas. Un abrazuco

      Eliminar
  22. Me has enganchado en este surrealista cuento.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, cuando no sabemos terminar podemos volver a empezar. Gracias

      Eliminar
  23. Para buenos entendorores, pocas palabras bastan.el problema es que yo soy muy mala entendedora. Y voy a peor!!!
    Besos y simpatía a raudales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo o soy muy críptica o demasiado irónica,en este caso ha sido peor, un relato LSD. Un abrazo y mira por la ventana que es donde hay sol.

      Eliminar
  24. Me asombra la capacidad que tienen algunas personas para escribir ¿cómo lo hacen? no lo entiendo. Lo que es a mi, no comento mucho porque hasta escribir un comentario me da vergüenza. ¿Que puedo decir? Que está muy bueno lo que escribiste, claro, pero igual la envidia me corroe por dentro ¿por qué no se me ocurren a mi esas ideas? Saludos, amiga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te puedo creer, pero tampoco te acuso de perezoso. En cualquier caso gracias por venir. Y dos abrazos

      Eliminar
  25. Ufff, que chulada de relato, misterioso, casi esotérico diría yo.
    Hasta me ha parecido como que la casa no quería dejarte ir dándote calor cual madre abnegada, que no anegada...
    Me ha encantado.
    Beso y abrazo ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, un relato de vez en cuando no hace daño. Voy a seguir leyendo todos tus comentarios, he visto que te has dado un garbeo por el blog. Primer abrazo

      Eliminar