La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

1 de julio de 2016

Ojos claros, serenos...

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?
Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.
Gutierre de Cetina (1520) sevillano y andarín, vivió en Valencia, en Italia, Argel, México. . . poeta y soldado, poeta del Renacimiento y del Siglo de Oro español y soldado a las órdenes de Carlos I.
Impregnado en Petrarca influido por Ausiàs March y sugestionado de la lirica de Garcilaso de la vega.

Fue en México donde halló el poeta una inspiración amorosa, Leonor de Osma de la que se enamoró locamente, fue su musa numero tres y bajo su ventana recibió una herida de muerte en un lance de celos. (Puebla de los Ángeles, 1557)

30 comentarios:

  1. Con poesia,texto e imagen, pensé que habia entrado el el espacio de Jenofonte, del cual soy admdiradora ferviente. Pero nó, veo que te has quedado un poquitín mas corta. A pesar de todo, me ha gustado mucho tu entrada. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando mas en cuando que de vez me gusta traer a algún ilustrado por aquello de poner un poco de cultura en este blog. Jenofonte es especial en su espacio la cultura es permanente. Un abrazo

      Eliminar
  2. Un buen desayuno. Gracias. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer piropos siempre es agradable y este enamorado supo como decirlos. Buenos días Angelines

      Eliminar
  3. Triste final de un poeta.
    Feliz fin de semana.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triste para un poeta o un cirujano, para el fontanero o el maestro, aquellos lances de antes dejaron algunos muertos. Abrazos

      Eliminar
  4. A mi el amor siempre me ha entrado por los ojos de la amada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tu amada es muy guapa, dale un abrazo de parte de esta bloggera. Y otro para ti.

      Eliminar
  5. A mi el amor siempre me ha entrado por los ojos de la amada.

    ResponderEliminar
  6. Amor, que fuerza tiene el Amor.
    Yo la sigo queriendo como el primer día que la vi.

    Abrazos con cariño de

    manolo00

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se quiere de verdad se quiere para siempre, se quiere eternamente, no importa que haya que querer en soledad.Abrazos grandotes

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Uf y siguen estando vigentes. Un abrazo

      Eliminar
  8. Me has recordado al Bachillerato, me hicieron aprender poesías y una de ellas era esta de Gutiérrez de Cetina, aún me acuerdo de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguramente tambien:
      Ojos verdes,
      verdes como la albahaca.
      Verdes como el trigo verde
      y el verde, verde limón.
      De Rafael de León. Buenas noches

      Eliminar
  9. Muy buena poesía la de este señor que yo no conocía. Un abrazo y felíz julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña es de 1520, serías tu muy pequeña. Pero este madrigal es muy bello y conocido. Abrazos

      Eliminar
  10. El amor, este hidalgo todo y poderoso, que bien nos hace!...no conocía a este poeta, pero me ha gustado mucho este poema, aun en su tristeza.
    Gracias Ester por compartir poesía.
    Que tengas un buen fin de semana, amiga.
    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poeta con calle en algunas ciudades, poeta del Siglo de Oro Español, abusó de la poesía bucólica siempre entonando quejas amorosas.
      (De mí dirán: «Aquí fue muerto un hombre
      que si al cielo llegar negó su suerte,
      la vida le faltó, no la osadía.»)

      Eliminar
  11. Muy bueno el poema y que afortunado el poeta... nada menos que tres musas!
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cetina es, después de Garcilaso de la Vega, el más notable y el más perfecto, si bien en el parnaso español tiene por delante cinco o seis poetas y ya ves que contó con tres musas. Unos abrazos relucientes

      Eliminar
  12. Nunca sabes cuando vas a toparte con las musas inspiradoras, pero en este caso le llevo a escribir bellas letras y a morir por amor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los madrigales que escribió son los que mas fama le dieron. Un abrazo

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Cosas del amor, y de pluma diestra. Un abrazo Eugenia

      Eliminar
  14. Tan bellos que vemos los ojos de ese a quien amamos. Me tocaste el romanticismo con los decires de ese poeta. Yo conozco unos ojos de alguien que cuando se enoja, se le ven más estupendos. Hay personas que enojadas son encantadoras, es que hasta para enojarse hay que tener estilo... o unos ojos maravillosos.
    Pobre... De qué fea manera murió y luego, en mi tierra, jo!
    Un abrazo grande grande!






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ojos hablan mas que miran, y son objeto de muchos versos, no seas abusona y hagas enojar a quien con sus ojos te enamora.
      Ya ves el amor y los celos se dice que quien vive como quiere muere como otros quieren. Saltos y brincos

      Eliminar
  15. Bonito madrigal para todos los ojos claros. Pero ya sabes, los negros y acastañados son firmes y verdaderos.
    Los demás son traidores y mentirosos.
    En serio, qué hermosa poesía.
    Abrazos azules.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ojos han sido musa de muchos poetas y de otros no poetas, mis hermanos los tienen claros, azules, y cuando le preguntaba a mi madre porque yo no, me decía que los míos eran pequeños reales y con chispa. Ya está aquí el sábado ha llegado corriendo espero que no se vaya con las mismas prisas. Abrazos contentos

      Eliminar
  16. Con tu permiso voy a poner aqui la adaptación que nuestro amigo Francisco Espada me regalo el día de mi cumpleaños en el 2012


    OJOS BELLOS

    Ojos bellos, melados,
    si de un viejo mirar sois requeridos,
    ¿por qué me devolvéis quebrantos nunca oídos?
    Si cuando tardo en veros,
    más lacerados son mis llantos y aún más fieros,
    no me miréis furiosos,
    porque furia es el fuego en el que ardo.
    ¡Ay mirar bastardo!
    Ojos bellos, melados,
    ya que me veis morir, matadme al menos.

    Autor: Francisco Espada
    10/06/2012

    ResponderEliminar