La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

11 de abril de 2016

Travesuras infantil-juveniles…



Empiezo yo, pero empiezo por mi madre. Cuando ella era niña las medias de “cristal” eran un bien escaso y por ello muy preciado, y ella y sus amigas tomaban una maleta, de esas de cartón-tela y esquineras de cuero, vacía por supuesto y sin cerrar, sujetándola con el dedo así cuando pasaban junto a una piernas enfundadas en medias de seda soltaban el dedo, la tapa de la maleta caía y con el cierre ¡enganchón! a las medias.  Sigo, mi padre echaba tinta china (no de los chinos, que aun no se habían establecido) es tinta hecha con negro de humo y se usa especialmente para dibujar y comenzó a utilizarse en China en el siglo III antes de Cristo, de ahí su nombre, en las pilas del agua bendita de la iglesia.

Bueno ahora os dejo que vosotros contéis las vuestras.

44 comentarios:

  1. Yo he sido buenecico, pero en el pueblo de mi padre cuando iba a cuidar y para que pastaran las yeguas, aprovechaba para "robar" fruta de algún huerto.
    En cierta ocasión una mujer me preguntó que donde iba y yo le dije al campo que iba a ir, me contestó, "Coge toda la fruta que puedas de nuestro huerto que se está echando a perder", cosa que pensaba hacer. Pero al darme permiso ella, ya no cogí absolutamente nada.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene, si quitas el "Prohibido" pierde toda la gracia. Gracias por contarlo y abrazos

      Eliminar
  2. Yo le enseñé a mi hermanita (onces meses menor que yo), a coger las tazas de café (que mi madre tenía en un mueble bajito) por un asa y soltarla.
    Lo pasábamos muy bien las dos pero sólo regañaban a una ;-)

    ¡Muy divertido el post, Ester! Besos y graciassss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sonaban genial al estrellarse con el sueño. Me la apunto. Gracias y abrazos

      Eliminar
  3. jajaj que bueno. Pues yo no recuerdo las mias la verdad. Pero mi madre siempre me comenta a vez que yo siendo bebé (unos 8 meses) me dejaro a cargo de mi tía, pero con mis dos hermanos, que debían rondar los 4 y 5 años, y estábamos en la casa de la playa, y por lo visto me vieron muy blanca, y para que cogiera color me untaron todo el cuerpo de betún en un descuido de mi tía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy divertido, y antes el betún era de verdad, pena que no había móviles cerca para hacerte una foto. Abrazos divertidos

      Eliminar
  4. Me toca, parece que una vez me dio por ponerme miel en el pelo a una compi de clase, no sé por qué lo hice (seguramente era una lección o venganza o las dos cosas)
    El caso es que, yo fui la cabeza pensante y unos amis pusieron los brazos ejecutores, aún hoy sigo sin confesar la verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se te ocurra, jamás lo reconozcas, yo no me chivaré. pero me la apunto, Gracias y saltibrincos

      Eliminar
  5. Recuerdo un verano con mis abuelos en un pueblecito de la provincia de Castellon. Por la tarde la gente regaba la calle delante de su casa y sacba sillas para estar de tertulia.
    Era una calle larga y con pediente. Me acoplé a los chicos de mi edad, sobre 9 años, y jugamos a "tombar cadires", bajabamos corriendo en tromba la calle y haciamos tumbar las sillas vacias a toda carrera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un momento pensé que las cadires estaría llenas, cierro los ojos y me lo imagino. Gracias por compartirlo un abrazo

      Eliminar
  6. Jajaja, pues yo mordí la fruta prohibida, me explico; mi madre tenía unas bonitas manzanas rojas y unas peras preciosas de adorno y estaban diciendo cómeme. Las tenía bien altas pero puse una silla me subí y mordí, joo ¡que chasco! eran de yeso por dentro. Mi madre no me regaño, como no alcanzaba, pensaría que no fui yo, pero quien iba a ser sino. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que nunca lo reconociste, esas travesuras nunca se admiten ¿El yeso estaba bueno? Gracias por contarlo. Saltos y brincos

      Eliminar
  7. Si he de ser sincera no recuerdo ninguna travesura y tampoco me han contado nada al respeto así que debí de ser muy buena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O todo lo contrario y no te atreves a contarlo, jaja. Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo no he sido demasiado traviesa.
    Quizás de adulta algo más.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las travesuras de adulta tambien valen... Cuenta, cuenta.
      Abrazos

      Eliminar
  9. jajajajaja no sabes la gracia que me hizo tu travesura amiga y me recordó, la anécdota que me ocurrió de chica, fue en defensa propia, no con medias de cristal precisamente ya existían las medias de nylon y mi madre era muy preocupada de tener sus medias finas como le llamaban,tengo una hermana que siempre abusaba de mí, en los juegos era menor que yo pero muy traviesa yo era medio enclenque, y siempre terminaba llorando, y una tía que estaba a cargo de nosotras, estaba a punto de salir y se había colocado las medias finas que mi madre le había prestado, le molesto mi llanto y le dijo a mi hermana pégale más fuerte para que llore con ganas, y me agarro firme ella de la cabeza para que mi hermana me pegara yo desesperada no sabía cómo defenderme en ese momento vi las piernas de mi tía, y le dí un arañón con todas mis fuerzas,mis jajajaja la que terminó llorando fue ella no tenían otra medias, gracias amiga por sacarme una sonrisa.
    Abrazos feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas medias finas daban mucho juego, y las peleas con los hermanos animaban la imaginación, siempre pensando en como vengarnos de lo que nos hacían. Saltos y brincos

      Eliminar
  10. Haces trampas...¿y las tuyas?
    Por cierto, me encantan esas maletas :)
    Yo ya no recuerdo jejejeje
    Besos, muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la iglesia pasaban una bandeja metálica para pedir, mi madre o mi padre me daban una moneda para que la echara, yo y tenia la habilidad de con la moneda en una mano daba un golpecito por debajo de la bandeja y a la vez con la otra mano cogía dinero de la bandeja, No se lo cuentes a nadie. Un abrazo

      Eliminar
    2. jajajajaja Esterrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!! jajajajaja

      Eliminar
    3. Ríete tranquila es cierto, le enseñe el truco a mi hermana pero a ella la pillaban

      Eliminar
  11. Yo me fui con cua de mi catsaro añoss casa de una amiga de mi mdadre, viviamos en un pueblo, las casa en el norte no estan distancisdas no como por el sur, para que me entiendas, bien pues mi madre pobrecitaaa asustada llamandome, yo la oia pero no costeba ademas le decia a la amiga de mi madre que no costera, todo tenia un motivo, la comida de mi madre no la queria, no porque mi madre no supiera cocinar, la caprichosa era yo, y como la comida de amiga la comia, pues perfecto
    Un dia hablando con mi madre ya con 17/18 años, me decia que di tantos problemas para comer, le llevaba mi comida a su amiga porque alli me gustaba la comida
    Claro que se preocupaba si no me encontraba porque como era una muñequita, jajaja, todos me querian
    Te contaria muchas porque las recuerdo, pero se acabo el recreo
    besossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PERDONA LAS PRISAS NO SON BUENAS NI PARA MORIRSE PERO CON INTERES LO ENTENDERAS TODO, LA CONTESTACION TIENE ERRATAS, NO TE PRECUPES SON TRAVESURAS JAJAJA
      MUAKMUAK

      Eliminar
    2. Pues he entendido todas las erratas-travesura, y me he reído con lo que cuentas, espero que tu tambien. Un abrazo

      Eliminar
  12. Siempre fui dócil y obediente debido al rigor de cuartel en el que vivíamos, mi padre era militar.
    Pero un día me rebelé ante la austeridad respecto a las cosas dulces y saqué dinero de la billetera de mi madre. No monedas, sino un papel -del que desconocía el valor, tendría unos seis años- y fui al quiosco antes de ir colegio. Me dieron tantas cosas ricas (y además de un vuelto) que empecé a repartir entre mis compañeras chocolates, caramelos, alfajores, turrones, etc.
    Te imaginarás lo que ocurrió cuando regresé a casa...
    Un enorme abrazo, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, supongo que no te dieron un abrazo, pero a veces merece la pena jugársela, aquellas rebeldías son hoy recuerdos que nos sacan sonrisas y en tu caso repartiste, yo me hubiera dado un atracón. Gracias por contarlo y abrazucos

      Eliminar
  13. Una vez se me ocurrió esconder unos carritos Tonka de un vecino, en un lote baldío frente a su casa y junto a la mía.......cuando terminamos de jugar, por mas hoyos que hicimos para recuperarlos, nunca los encontramos!!!!

    jeje abrazucos Ester =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá estén todavía, ahora serian objetos de colección. Apuntamos la travesura y te la cambio por un abrazo agradecido

      Eliminar
    2. Hicieron dos casas....y cuando estaban construyendo estuve tentada a ir a preguntar!!! jejeje

      AbrazosMil :D

      Eliminar
    3. jajaja, la cara de los constructores hubiera sido de película... Sigo riéndome. Un abrazo

      Eliminar
  14. Tú sólo has contado travesuras de tus padres, eso no vale.
    Yo era tan traviesa que no sé cual contar mejor te cuento una que hice con unos quince años, no es travesura pero me valió unos cuantos pellizcos de mi madre que iba agarrada a mi brazo, se escurrió y se quedó con una pierna hacia delante y otra hacia detrás,parecía que estaba haciendo un paso de bellet, a mí me dio por reír y no la cogía del suelo, esto pasó en la puerta del Casino en el que estaban muchos señores sentados en la puerta, como era costumbre por aquí. Mi madre furiosa de que no la ayudara a levantarse y tuvieran que venir estas personas a levantarla, me puso el brazo lleno de cardenales y yo seguía riéndome, Aún hoy me río al recordar la escena.
    Además de los cardenales me valió tanta risa un buen castigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino la situación, la risa te deja sin fuerzas para levantar a nadie, pobrecita. Seguro que después y a solas tu madre también se rió un poquito. Gracias por contarlo. Abrazos divertidos
      Mama, dice sor María que no puedo llevar el pelo tan largo para la función, que me lleves a la peluquería, y mi madre me mando a paseo y dijo que ya hablaría ella con la hermana, insistí y lloré y mis tíos dijeron que ellos me llevarían a la peluquería, mi madre no hizo caso y siguió con lo que estuviera haciendo. En la peluquería me cortaron el pelo de llevarlo por debajo de la cintura a dejármelo por encima de los orejas. En cas hubo drama, mi madre se enfadó con mis tíos, mi padre conmigo, mi abuelo con mi madre y yo me reía por lo bajini.
      El lunes me llevo mi madre al cole y cuando nos vio sor María le dijo a mi madre: “Que pena que le haya cortado el pelo a la niña, con las trenzas tan bonitas que tenia. Estas modas de ahora no son para las niñas” Espero que estés contenta

      Eliminar
    2. Jajajajaja, muy contenta y además me recuerda a otra muy similara que protagonicé yo, jajaja

      Eliminar
    3. Jajajajaja, muy contenta y además me recuerda a otra muy similara que protagonicé yo, jajaja

      Eliminar
    4. Que tiempos y trastadas y travesuras que no olvidamos. Abrazos

      Eliminar
  15. No hagas trampa, cuéntanos alguna de tus travesuras. Dale, me encantaría conocer alguna!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de las prisas es que casi nunca podemos leer los demás comentarios, ya he contado dos, y si cuento mas la fama de trasto me precederá. Un saltibrinco alegre

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Mas arriba he cotado primero una y luego otra, pero como fueron algunas te cuento otra, esta es compartida, me gustaba como el olor a ropa planchada y una vez pedí que me dejara planchar un pañuelo, Carmen vigilante me dejó un pañuelo de mi padre y me dijo que tenia que rociarlo con "agua" subida en una silla lo hice, y quedé muy satisfecha, ella me animo a que hiciera algo mas difícil y me dejó planchar un calzoncillo, costó un poco pero lo logré. Se lo enseñe a mi madre y me dijo que cuando viniera mi padre se lo contaríamos y estaría contento. Ninguna de las dos me dijo que el agua era almidón ¿Contenta?

      Eliminar
  17. Anoche conté una mía, pero ha desaparecido ¿?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, esta vez Blogger no es culpable, la contaste en la entrada de la geometría, se nota que te gustan las áreas y las tangentes. Abrazos

      Eliminar
  18. Travesuras? que es eso jajajaj

    fui traviesa desde que nací y hasta gamberra para mis padres claro , y claro me sentía como Kalimero y cuanto más mayor mas trastadas desde escaparme del colegio por la ventana , a salir a 4 patas de la aula / pues las clases tenían dos puertas/ después de pasar lista , de fugarme con mi prima / yo vestida de hombre/ de madrugada con 15 o 16 años para irnos a las verbenas de pueblos lejanos, o comerme el bacalao crudo que guardaba mi madre y cuando lo iba a utilizar le faltaba un buen trozo , y del chocolate ese gordo de hacer ......... quedar solo el papel
    nahhhhhhh yo no he hecho trastadas

    un beso y me voy pensando en las ganas que tengo de subirme de nuevo a la copa de un buen árbol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las personas como tu que siembran de travesuras su crecimiento luego llegan a la madurez con brío y energía. Ya sabía yo que tu eres genial desde siempre. Gracias por compartir. Saltos y brincos

      Eliminar