La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

31 de marzo de 2016

Mi vecina…

Siempre la veo triste y compungida, al final un día me dijo: me alegra mucho cuando oigo el jaleo que siempre hay en tu casa
-¿Te molestamos?
-No de ninguna manera, me hace compañía, a mi casa no viene nunca nadie.
-Quizás si organizas una merienda para tus amigas…
-Siempre que se lo digo me dicen que si pero prefieren que sea en una cafetería. ¿Quieres un café?

-Me supo mal negarme y entré, yo tampoco me quedé mucho tiempo

60 comentarios:

  1. Seguro te lo tomaste de pié, tenias tantas cosas que hacer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa fue mi escusa, las tareas pendientes... Abrazos Marcos

      Eliminar
  2. Jajaja, muy bueno, Ester. Si es que hay cada vecina...Yo tengo una que, cada vez que la veo, cojo corriendo el teléfono y hago como que hablo porque sólo hace que preguntarme, grrrrr ;-)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es mejor cruzarse de acera para evitar interrogatorios, claro que ahora el teléfono es muy socorrido. Abrazos

      Eliminar
  3. Hola Ester mientras que no cambie el sofá, lo tiene mal, la pobre. Un saludo y un beso. Pienso que algunas veces nos vendria bien para las visitsa inoportunas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Conoces el truco de la escoba? funciona. jajaja. Un abrazo

      Eliminar
  4. bueno mujer le has podido sugerir que cambie el sofá jajaja

    Tú has sido prudente o viste el sofá o ambas cosas

    a veces sucede que entras tomas el cafe , un día o dos o tres y al final lo que te encuentras es un sofá-cuchillo, y te das cuenta de porque no organizaba muchas fiestas ... pero ya estas sangrando

    :P

    Buen día ¡¡ un abrazo y una sonrisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sonrisa es la que yo pretendía poner en tu cara, ese es mi regalo. Un abrazo

      Eliminar
  5. Si, hay vecinas y vecinos coñazos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre vecinos se puede escribir un tratado de varias páginas. Abrazo

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. A lo mejor es que su vecina tambien tiene uno de esos sofás. Abrazucos

      Eliminar
  7. Con una buena armadura medieval...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una idea estupenda, no se me había ocurrido. Un abrazo

      Eliminar
  8. Pues pobrecita si nadie le habla de lo incómodo de su ambiente...
    Debiera saberlo y tal vez así, encontraría la solución adecuada para sentirse acompañada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero nadie se atreve, con lo mono que es y las cortinas a juego... creo que las macetas son de ganchillo. Un abrazo

      Eliminar
  9. Conociéndome le diría: lo que te has ahorrado en meriendas, gástalo en un sofá bien suave pero después que sepas que nunca más vas a ahorrar ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que si lo hizo adrede, no creo. Un saltibrinco alegre

      Eliminar
  10. Jajaja con ese sofá tan cómodo, como te ibas a quedar mucho tiempo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por lo menos hubiera tenido una sillita de anea, si yo me siento en cualquier sitio. Un abrazuco

      Eliminar
  11. Me has hecho reír.
    Cierto es que, al ver esos zapatos tan bonitos y altos, me dije ¡vaya vecina más moderna y que buen gusto tiene! Pero después... ya lo entendí todo ¿Se puede saber de dónde tú y ella habéis sacado ese sofá? ¡Con lo poco que me gustan a mí las inyecciones!
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el sofá es el culpable, lo encontré buscando imágenes y pensé que se merecía que le dedicara un entrada. Unos abrazos alegres

      Eliminar
  12. Ester, ese sofá deja mucho que desear no me extraña que no vayan las vecinas. A lo mejor esta hecho apostar, para que no se queden mucho tiempo las vistas.
    Muy ocurrente!
    Un grande abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me han dicho algunos comentarios, que pena con lo divertidas que son las tardes de reunión con amigos. Abrazos de colores

      Eliminar
  13. Muy sugerente el sofá ¿cómo no comprender tus austeras genialidades?
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sofá apareció y pensé que tenia que utilizarlo en alguna entrada, lo demás fue inventar una situación. Muchas gracias André y dos abrazos

      Eliminar
  14. JAJAJAJA que entretenido quien se quedaría mucho tiempo en un sofá a sí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una amiga de mi suegra decía que les ponía a las visitas el café muy caliente para que se quedaran un rato en su casa, la del sofá ni con café caliente, jaja. Abrazucos

      Eliminar
  15. jaja.. con ese sillon, pues no invita a quedarse mucho..
    Me encantan las casas con vida, aquellas en que la gente rie, en las que hay visitas, en las que no importa si esta todo limpio y ordenado sino que se disfruta igual, de puertas abiertas..
    beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía hay veces que es como una verbena, mi sofá es normalito y tambien tengo cojines para el suelo cuando no cabemos todos, las casas necesitan la concurrencia de las personas. Te deseo lo mejor, lo mas bonito y todo aquello con lo que sueñes, me acordaré mucho de ti. Un abrazo

      Eliminar
  16. Si llego a ir yo y lo veo, salgo corriendo...como para no estar sola :)))))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O eso o le pido la regadera para echarle un poco de agua. Saltos y brincos

      Eliminar
  17. Muy ocurrente e imaginativo tu post, Ester...La visita quiere buen asiento y buen ambiente...Mi abrazo y mi cariño, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan las visitas, mi casa (de soltera) era un lugar de encuentro de amigos y familia y yo he seguido la tradición, no hay mejor música que el timbre de la puerta. Saltos y brincos

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Pues los higos chumbos me encantan, antes parábamos por la carretera a recogerlos, ahora hay que ir a las tiendas a comprarlos. Abrazosss

      Eliminar
  19. Llama la atención la foto del sofá.
    Me recuerda a un planta , un tipo de cactus que creo que se llama el asiento de la suegra.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pretendía haceros reír y has sido tu la que me has hecho reír a mi. Abrazos Amapola

      Eliminar
  20. Hay vecinas que mejor es tenerlas a distancia y más si tienen un sofá como ese.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que vuelva a aceptar su invitación. Mejor la invito a mi casa. Abrazos

      Eliminar
  21. Vaya...no te encontraste a gusto...:(
    Cuestión de química interpersonal.
    Besos,Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que fue culpa de la química o la empatía, nada que ver con la comodidad del sofá. Que tengas dulces sueños

      Eliminar
  22. Jajaja, con ese sofá ¿quién puede quedarse? mejor salir corriendo. Si queremos que se queden hay que tenerlos mulliditos y con muchos y blanditos cojines. Gracias por hacerme reír. besos de buenas noches, amiga. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La risa no tiene horario, a cualquier hora sienta bien y a mi me gusta ser la inductora, el blog tampoco tiene horario, tu dices buenas noches y yo buenos dias y un abrazo

      Eliminar
  23. Ahí es donde le hubieras hecho todas las preguntas que se te ocurrieran!!!
    - Por qué ese sofá?
    - Es por el color?
    - Es un regalo?
    - Es una ilusión óptica?
    - Es un mensaje subliminal?
    - Estás loca???
    etc, etc, etc. jajajajajajaja

    muy bueno Ester, abrazucos =))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la ultima pregunta casi tenemos respuesta, para las demás ya son muchas para hacerlas de pie. ¡La de cosas raras que se encuentran pon Internet! Saltos y brincos alegres

      Eliminar
  24. jajaja, si es que claro sin una mesita por lo menos para apoyar el café, no me extraña que te quedarás poco tiempo! (siempre sacándonos la carcajada). Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como para ir sentarse con los niños a leer un libro de Boolino. Saltibrincos

      Eliminar
    2. Unos saltibrincos agradecidos por volver

      Eliminar
  25. Es verdad que hay un cactus redondito y gordete que le llaman el cojín de la suegra. Haría juego con el sofá de tu amiga.
    Ocurrente y creativa es lo que tú eres.
    Sonrisas de madrugada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había oído lo de ese cactus, hoy ya me lo habéis dicho dos, lo que aprendo con vosotros. Me acosté pronto, y no he madrugado, o me estoy haciendo vieja o he hecho una cura de sueño. Un abrazo

      Eliminar
  26. Jajajajaja, ahora te entiendo.
    Ese sofá podría hacer juego con el mío de huevos, sería un tandem perfecto para echar a las visitas incómodas.
    Jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vi los huevos me reía sola, pensando en que podríamos haber coincidido ademas en el día de publicación. Saltos y brincos

      Eliminar
  27. Jajajajaja. Muy bueno jajajaja. Qué sillón más reconfortable. Me gustaaaaa jajajajaja.
    Saludos y abrazossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno para los cobradores: "Siéntese que ahora voy a por el dinero", claro que ahora ya no quedan cobradores van al banco directamente. Un abrazo

      Eliminar
  28. jajaja
    yo tenia una vecinita media bruja
    ya que un día me contó que ponía limones con alfileres debajo de los cojines, con el fin de no recibir visitas
    glup!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se pone una escoba al revés detrás de la puerta para que se vayan las visitas pesadas, lo de los limones no lo había oído pero lo tendré en cuenta jajaja

      Eliminar
  29. Con un sofá como ese, no es de extrañar que no duren las visitas. Ahí sentaría yo, obligatoriamente, a nuestros políticos de hoy, sin dejarlos levantar hasta que se pusieran de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vestidos con un traje de la misma tela. Abrazos

      Eliminar