La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

9 de diciembre de 2014

Contando las semanas en 52 palabras…

Por iniciativa de Sindel, hoy 50 LLAVE

Barba Azul, un cuento de mi niñez que sigo conservando guardado bajo llave.

Un hombre rico es evitado por las mujeres a causa de su barba azul. Un día pide a una vecina distinguida alguna de sus hijas en matrimonio, ellas se pasan el compromiso una a la otra, por rechazo al aspecto de Barba Azul y porque este se había casado varias veces y todas sus mujeres habían desaparecido. Pero finalmente la hermana menor accede atraída por la vida opulenta que le ofrece el ricachón. Se casan y la joven va a vivir a la mansión de su marido.
Un día Barba Azul anuncia que partirá en viaje de negocios y entrega todas las llaves de la casa a su nueva esposa, incluida la de una pequeña estancia a la que le prohíbe entrar. Parte, y la esposa siente tal deseo de ver qué hay en la habitación prohibida, que finalmente abre la puerta y entra. Encuentra el suelo bañado en sangre coagulada y en los muros, colgados, los cadáveres de las anteriores esposas de su marido. Aterrada, deja caer la llave, que se mancha de sangre. La joven la recoge, huye de la estancia e intenta limpiar la delatora mancha de sangre, pero como la llave está hechizada la sangre permanece.

Moraleja
La curiosidad, teniendo sus encantos,
a menudo se paga con penas y con llantos;
a diario mil ejemplos se ven aparecer.
Es, con perdón del sexo, placer harto menguado;
no bien se experimenta cuando deja de ser;
y el precio que se paga es siempre exagerado.


Hoy por estar de celebración no he tenido tiempo y he copiado y pegado, solamente la fotografía es mía.

50 comentarios:

  1. La curiosidad mató al gato. Aunque dicen que la mejor forma de evitar la tentación es caer en ella.

    ResponderEliminar
  2. Eso dicen, pero ya ves lo que pasa jeje. Creo que por eso no soy curiosa. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ese cuento es de Ferrándiz, ¡lo tengo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una colección preciosa y todos venian con alguna cosita, este unas llaves, luego estaba la enfermera, la chica de la vespa, un monton, solo tengo este. Abrazos

      Eliminar
  4. Lo que tenía que haber hecho es dejarse de limpiezas y salir corriendo, no sólo de la sala, sino de la casa con las botas de 7 leguas jajaja. No hay que fiarse de las barbas azules :) y no hay que curiosear... aunque, al menos, un@ sabe a qué atenerse, digo yo.
    Un beso, ésta vez azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca hubiera abierto la puerta, porque nunca me hubiera casado con Barba Azul . pero son cuentos con moraleja y ese venía con unas llaves muy chulas y por eso lo guardé. Saltibrincos

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. No soy curiosa, a veces pienso que me falta mas de una neurona. Abrazos

      Eliminar
  6. Madre¡ si me pasa a mi, con lo cotilla que soy...
    menos mal, que no conozco a ningún barba azul.Barba-canosos, si¡¡¡ jiji
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cotilla, jaja. Pues no mires por los armarios estos días que los RRMM guardan las visitas. Abrazos

      Eliminar
  7. La foto es muy bonita y me encanta¡¡, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, es un cuento que me gusta mucho, bueno me gustaba jeje. Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo pensaba que eras curiosa, y que lo considerabas un valor. Pero, tienes razón, también se dice que la curiosidad mató al gato.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy curiosa, eso no quiere decir que no haya cosas que me interesen, pero soy capaz de dejar de ver una película sin esperar el final, jamas he revisado unos bolsillos, o bolsos de nadie, ni he abierto cajones. Pero no censuro a los curiosos. Un abrazo

      Eliminar
  9. Si el ser humano no fuera curioso, todavía estaríamos viviendo en las cavernas.
    Claro que hay distintos tipos de curiosidades, pero yo hubiese hecho lo mismo que la última esposa de Barba Azul.
    Besotes, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosidad por aprender toda, por abrir la puerta de Barba Azul ninguna, además ya sabia el cuento jeje. Abrazos

      Eliminar
  10. Quizá lo malo sea la falta de curiosidad... Porque la curiosidad te lleva a buscar, a encontrar... y no todo lo que se encuentra tiene que ser malo. Además así mejor para saber con quién se había casado :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto así viva la curiosidad. Saltibrincos

      Eliminar
  11. Me encantó el mini cuento, aunque sea copiado y pegado, qué importa! Siempre es lindo leer estas cosas, y la imagen es preciosa!
    Gracias por estar presente!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por entenderme, pero no quería faltar a la convocatoria y me faltaba tiempo. Un abrazo

      Eliminar
  12. La irresistible tentación que surge de la curiosidad, en ocasiones, como el caso de la joven protagonista, termina ofreciendo disgustos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena que casi todos los cuentos sean un drama, con moraleja pero drama. Un abrazo

      Eliminar
  13. La curiosidad es la que muchas veces echa por tierra todo lo que uno podia haber tenido y gozado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tengamos cuidado y miremos por la rendija antes de abrir la puerta. Un abrazo

      Eliminar
  14. Somos curiosos por naturaleza. Linda foto y supongo que también linda celebración ;))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, ese cuento lo guardo con tanto cariño que no se lo he dado a mi nieta. Un abrazo

      Eliminar
  15. Si digo yo que lo prohibido no se lo que tiene pero absorbe
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como los secretos cuando dices no se lo digas a nadie, las noticias vuelan. Saltibrincos

      Eliminar
  16. La prudencia está para algo, sin duda...Pero, en este caso, la curiosidad quizá le salvó la vida...Un cuento inolvidable y que ahora tú nos lo recuerdas y nos haces pensar, Ester. Mi abrazo inmenso y mi cariño, amiga. Feliz semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he resumido porque este blog presume de entradas breves, pero todas lo recordamos, este y muchos mas de Ferrandiz. Abrazos guapa

      Eliminar
  17. Me encanta la foto, creo que es como la que yo tenia,,,mmmm que recuerdos¡¡¡

    Besos fuertes

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, seguro que es ese, eran unos cuentos troquelados que trían un regalito. Unos abrazos

      Eliminar
  18. Con justa razón se dice que la curiosidad mató al gato, hay que ser prudentes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es mi opinion pero ya ves que en los cuentos no es así, por eso tienen moraleja. Un abrazo Rafael

      Eliminar
  19. Tampoco soy curiosa, voy a lo mío, pero qué casualidad, curiosamente tu cuento es de Ferrándiz.
    ¡Qué curioso!!!!
    Yo creí que la barba no tenía ese color...
    Buenas noches amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es casualidad, pero es que Ferrandiz tiene cuentos muy bonitos y de vez en cuando aparecen por estos blogs nuestros, y si tenía la barba azul, debería haberla tenido roja, pero ese es otro personaje. Unos abrazos mañaneros

      Eliminar
  20. Curiosa es la forma en que la moraleja de un cuento sobre un asesino serial resulta ser para la curiosidad de la esposa! jajaaj...Yo tenía alguno de esos cuentos en mi infancia y me encantaban, tanto por su presentación como por sus ilustraciones.
    Me encantó tu forma de sumarte a la convocatoria de Sindel de esta semana.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco infantil ando estos días debe ser por la Navidad y su magia. Eran unos cuentos preciosos que nos traían un regalito, este unas llaves imitando las antiguas. Abrazos

      Eliminar
  21. Es bueno ser curioso, así ha avanzado la humanidad, pero a veces es malo indagar demasiado, más vale sospechar que saber con certeza ciertas cosas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es como dices, hay cosas que aun sin saberlas las imaginamos y mejor no averiguar más. Tampoco necesitamos saberlo todo. Un abrazo

      Eliminar
  22. Hola Ester, muy bonito el cuento. Ves, pues por ser curiosa tal vez se salvo de la misma muerte que las mujeres anteriores. O tal vez tuvo mucho sufrimiento pensando que su final sería el mismo.
    No he tenido el gusto de leer estos cuentos ni al autor. :-(
    La foto muy bonita.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un resumen, el cuento es mas largo y cuenta la buena vida que tenia con Barba Azul, ella y sus hermanas pero al final la curiosidad casi acaba con todo, De no ser un cuento el final hubiera sido diferente. Abrazos

      Eliminar
  23. Pues me ha gustado recordar este cuento y justificar el miedo que me producía Barba Azul.

    Gracias por esta entrada nostálgica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos cuentos del mismo autor, a lo mejor otro día traemos otro cuento. Dos abrazos

      Eliminar
  24. Walaaaa sí señora!!
    Recuerdo este cuento, me gustaba mucho.
    Bueno es que yo he sido mucho de cuentos (de estos cuentos). Me gustaba leerlos y luego algo más mayor, contárselos a mis sobris.
    Si ser curiosa es ser cotilla pues no creo que lo sea.
    Lo demás tengo varias "curiosidades", por ejemplo, siempre llego aquí con mucha curiosidad por ver con qué nos sorprenderás cada vez.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muchas las que recordamos esa colección de cuentos, eso es señal de que nos gustarón, tener curiosidad está bien nos ayuda a aprender y conocer novedades, pero ser curiosa como cotilla no sirve de nada, bueno en el cuento si ha tenido una moraleja. Abrazos grandes

      Eliminar
  25. Lo tenía olvidado este cuento y me hiciste recordar...
    Tanta curiosidad no es buena, será que soy poco curiosa
    me dicen que estoy en este mundo porque debe haber de todo. :-)

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me lo han dicho a mi muchas veces, pero no hago caso jeje. Un abrazuco

      Eliminar