La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

10 de noviembre de 2014

Ganapanes…

El pícaro nace en una familia pobre, tiene que vivir unas experiencias duras, casi siempre desafortunadas, es el protagonista de novelas autobiográficas en las que aparece como actor y autor que cuenta su vida en primera persona y nos lleva de penuria en penuria, a través de sus aventuras hasta llegar a un final inconcluso.
Se burla de oficios, gentes y formas de ser de aquellos tiempos (siglos XVI y XVII), y en sus sátiras aparecen personajes muy peculiares: ciegos, clérigos, barberos, hidalgos, estudiantes, ladronzuelos, etc. El pícaro sufre en sus carnes los errores y las miserias de su época, nos hace sentir comprensión de quien aprende a tortas y tropiezos. Es al fin un antihéroe muy humano que despierta ternura. 


No confundir con sinvergüenza tan actual en los siglos XX y XXI. 

43 comentarios:

  1. Nunca saldrás de pobre si sigues siendo un ganapán y no estudias.
    Sinvergüenza : Desvergonzado, fresco, descarado, caradura, golfo, canalla, ruin, bajo, tunante, pícaro, bribón, granuja, sinvergonzón
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Es la evolución natural de los hechos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. La picardía es una característica o un rasgo de la personalidad que tiene que ver con la simpatía, con la gracia, con el buen humor y con la travesura o la maldad (quizás inocente).
    Saltibrincos.

    ResponderEliminar
  4. Los pícaros trataban de subsistir ante la avaricia de los "señores", ahora las picardias las hacen los "señores" para darse la gran vida ... PERO ...algunos (no todos) se encuentran con la horma de su zapato, ya no están por encima del bien y del mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poca aquella hasta los ricos eran menesterosos, hemos mejorado mucho en todo, tenemos los mejores mangantes del mundo. Abrazos

      Eliminar
  5. Y sobre todo , no confundir con los adinerados sinvergüenzas , nuestros coetáneos
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si ya advierto que no debemos confundirlos con los del siglo XX ni los del XXI, aquestos les dan sopa con hondas a los de antaño. Un abrazo

      Eliminar
  6. Astuto, que vive de engaños, no siempre justificados.
    Su vida es más un folletín que novela...aún así, nada que ver
    con la picaresca y sinvergonzonería de hoy.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro de sus posibilidades no les andaban a la zaga a los actuales, pero aquellos no me quitaron nada a mi, solo que dejaron las enseñanzas a los de ahora. Un abrazo

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Pícaros románticos como aquellos no, también hubo picaras, algunas tan famosas como el Lazarillo. Un abrazo

      Eliminar
  8. Lo de hoy en día, no son pícaros. Como bien dices, son sinverguenzas.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto daño nos han hecho por un lado las novelas de la picaresca y por otro el personaje del quijote, entre unos y otro andamos. Un abrazo

      Eliminar
  9. Imposible Ester, iba leyendote muy seria y atenta pero me has "matao" con es final estoy a carcajadas limpias que además no sabes cuanto agradezco ¡las necesitaba¡


    besos fuertes y espachurraos, muchos , muchos...

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si todavía necesitas mas risas:
      -Hola cariño
      -Después de desaparecer 20 años diciendo tan solo que ibas por tabaco apareces así, sin más.
      -¡Coño, el tabaco! Ahora vengo.
      Saltos y brincos

      Eliminar
    2. JJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJ ::::)))))))

      Eliminar
  10. El pícaro que describís es un sobreviviente, que busca con inteligencia, astucia y tal vez -por qué no- con alguna mentirilla, encarar la dureza que le tocó en suerte.
    Besos, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela picaresca surgió en España en el XVII, una manera de criticar las instituciones degradadas de la España Imperial y resaltar el contraste entre distintos estamentos y clases. El Lazarillo de Tormes es su máximo exponente, pero también podemos citar picaras protagonistas de novelas como La pícara Justina. Podríamos decir que era la novela denuncia. Abrazos

      Eliminar
  11. Estos pícaros cada día luchaban por ese mendrugo que les quitaba el hambre...Los sinvergüenzas de ahora luchan entre ellos por ver quién se lleva más...
    Buen lunes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ademas sin una pizca de gracia, ni de salero, se lo llevan a cara girada, mal les sienten hasta las aspirinas. ¿A que parezco una gitana echando maldiciones? Buenas noches y abrazos

      Eliminar
  12. Tranquila, no creo que hay problema sobre confundir la picaresca de la que hablas con la desvergonzonería de los de ahora que ni de lejos se parece a aquellos personajes tiernos por los que tal vez sintiéramos empatía por aquello de que todos aprendemos a base de palos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que quisiera volver a esa época donde hasta los ricos eran pobres, la miseria se acomodaba por los rincones, la suciedad deambulaba por las calles, pero lo de ahora clama al cielo. Un abrazo

      Eliminar
  13. Sí, no es comparable con los sinvergüenzas que hay ahora. Es una figura con más inteligencia y gracia.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es comparable la literatura que inspiraban, con lo que hoy se escribe sobre los actuales. Vamos perdiendo, o es que no se erecen mejores plumas. Abrazos

      Eliminar
  14. Buena defensa has hecho del vocablo "ganapanes"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquellas palabras que se van haciendo pequeñas para dejar paso a las nueva incorporaciones. Un saltibrinco

      Eliminar
  15. Lastima vivir en la época del millón de sirvenguenzas hubiera preferido aquella época de ganapones, más romantica y natural. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo bien que podriamos vivir ahora si hubiera honradez, o por lo menos castigo. Saltibrincos

      Eliminar
  16. Lo de ahora no tiene, quedara en la historia, y un mañana saldra
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ahora no tiene palabras para definirlo, ni siquiera se puede hacer literatura. Abrazos guapa

      Eliminar
  17. Es mágico lo que dicen sobre EL PÍCARO que muchos escritores han elevado a la cima con sus artimañas para sobrevivir en un mundo de hambre y miseria. Pero ahora no hay pícaros, HAY LADRONES FORRADOS DE DINERO QUE DIGUEN ROBANDO, mientras muchas personas hacen malabares para comer en el día a día.

    Mi cariño Ester, con un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca tiene bastante, si yo fuera ladrona me conformaria con mucho menos, que ellos y emplearia el tiempo en gastarlo no en seguir robando. Elucubraciones mías jeje. Abrazos Ángeles

      Eliminar
  18. Lo peor del pícaro es que las picardías que inventa son jocosas, caen simpáticas y parecen perdonables - decía Marañón.
    El "jeta" sinvergüenza lo tenemos a la vuelta de la esquina.
    Me ha encantado tu aclaración final, je,je.
    Llueve a cántaros y a estas horas da gusto oír el chapoteo.
    Un abrazo o varios.


    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Parece que el origen de la palabra está en Madrid, "pícaro" se le decía a aquel muchacho que en el siglo XVI no tenía para comer y que para ganarse la vida ayudaba a los cocineros en las cocinas de Palacio y se llevaba trozos de pan a escondidas. Realmente nada que ver con lo que ahora se cocina en los ayuntamientos.
      La lluvia nos ha tenido un poco abandonados, asi que su visita se agradece, dentro de un ratito voy a ir a pasear. Abrazos

      Eliminar
  19. ¡Guau! Nos has puesto a reflexionar mucho...
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco tenemos que dedicarle demasiado tiempo, que nos tiene que sobrar para reir y cantar. Un abrazo guapa

      Eliminar
  20. Y a mí que el pequeño Nicolás me despierta cierta ternura...

    ResponderEliminar