La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

21 de marzo de 2014

Con las fuerzas justas…

Postrado en su cama por una enfermedad terminal, le quedan escasas horas de vida. 
De manera inesperada le llega el aroma de su comida preferida: ¡¡unas empanadas de carne caseras recién hechas!!

Para él no había nada mejor en el mundo que las empanadas de su mujer, Cirila. Con las últimas fuerzas se levanta de la cama, se dirige comedor y allí su olfato se inunda de los vapores aromáticos que desde la masa cocida, rellena de carne y cebolla, emanan de la cocina.

Consigue llegar hasta la mesa de madera donde se encuentran doradas y suculentas las empanadas recién hechas y toma una, satisfecho de que su esfuerzo supremo le haya permitido este deseo, que puede ser el postrero.


Repentinamente... ¡¡zás!!... un fuerte golpe en la cabeza merma sus facultades, nubla su vista y lo hace desplomarse, doblando sus piernas hasta caer al suelo. Allí tendido gira su cabeza sin fuerza, con lentitud, y con ojos vidriosos alcanza a ver confusamente a su mujer, que con el cucharón de hierro en la mano le dice:


¡¡¡Ni se te ocurra!!! ¡Que son pa'l velatorio...!


Recibido por correo

60 comentarios:

  1. JO!!!... seguro que se encuentra en esa tesitura por zampón jajajajajajja. Si es que después de una edad...antes muertos que delgados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso es! Acabo de descubrir la frase que me servirá de bandera, antes muerta que delgada jaja.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  2. Saltitos y abracitos y besos, que se me había olvidaoooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, saltemos mientras podamos, cuando esté muy gorda no podré. Abrazos

      Eliminar
  3. Muy bueno Ester, pero anda que ella... la sensibilidad no ha pasado por su puerta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer lleva cocinando toda la mañana, no es justo que el le estropee el trabajo, que luego las vecinas criticarán. Saltos y brincos

      Eliminar
  4. Yo creo que el susodicho precadaver, ya estaba muerto y lo resucitó ese olorcillo irresistible de las empanadas.
    Pero hizo bien su viuda/esposa en llamarle la atención, hay que tener seriedad. algo que de momento se me ha ido, pues aun sonrío, aunque antes de escribir el comentario, lo hacía a carcajadas.
    Gracias Ester, por alegrarnos el día.

    Alegres Abrazos de manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentido del humor es el que tenemos que desarrollar por encima de los demás, la vida hay que bailarla y reirla. Un abrazo Manolo

      Eliminar
  5. Madre mía qué historia! jejeje
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces estos cuentecillos nacen de la vida real. Pobre mujer que el difunto-vivo le quiere estropear la fiesta. Abrazos

      Eliminar
  6. Me ha gustado recordarlo, yo también lo recibí por correo junto a una empanada...
    Empezaba así : Un pobre paisano de una aldea de Pontevedra estaba acostado en su cama, con una enfermedad terminal, le quedaban pocas horas de vida.
    Abrazos y brincos, que la empanada ya me la comí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi no me llego la procedencia del señor, pero lo peor es que no me llegó la empanada, voy a reclamarla a mi consuegra. Saltos y brincos ligeros porque no he comido empanada

      Eliminar
  7. Ooooh pobre hombre... momento más cruel ,si cabe, que el de su inminente fallecimiento jajajaja.
    Un beso, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ni en momentos tan tristes para la mujer, el hombre es capaz de estarse quieto jeje. Muy lindos tus collage ¿los has hecho tu? Un abrazo

      Eliminar
    2. Gracias Ester. Sí, todos los collages los hago yo.
      Un beso

      Eliminar
    3. Pues eres una artista, Un abrazo

      Eliminar
  8. Walaaa menuda historia!! jajaja.

    Tiene su gracia, pero a la vez, pobre hombre que ni un segundo antes de su muerte va a poder disfrutar de lo que le gusta.
    Gracias por las risas de viernes.

    Un beso.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y ella qué? Toda la mañana cocinando y preparando la fiesta y por un capricho el se la va a estropear, algunos no saben ni morirse con formalidad. Las risas son buenas cualquier día y a cualquier hora. Saltos y brincos

      Eliminar
  9. malaya la previsión que hizo al pobre hombre perder su última oportunidad de ¡Vivir!
    Besos
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Formalidad para morir eso es lo que le hace falta al hombre y no saltarse los pronósticos del médico. Que la mujer lo está preparando con mucho esmero y con gran ilusión. Abrazos saltarines

      Eliminar
  10. ¡¡Ainsssssss..., pobrecillo! y qué malvada esa mujer que tenía que estar orgullosa de que su comida es capaz de resucitar a un muerto.

    Un beso Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que hay comidas que resucitan a un muerto, no lo había pensado. Un abrazo

      Eliminar
  11. Recibido por correo
    Y yo también, lo he recibido hace un par de horas, hay que ver como es la vida, ya te entierran antes de expirar, ha sido mi primera sonrisa de hoy, gracias.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas estas cosas vuelan a través de Internet o de Whasapp, me pareció gracioso y por eso lo he compartido, yo me reí mucho. Unos abrazos

      Eliminar
  12. Me río? no me río?
    Ja,ja,ja
    Siiiiiií
    Por favor que energúmena,ja,ja,ja
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, ríete por favor, que no le dio muy fuerte con el cucharon, el hombre se volvió a su lecho de muerte a cumplir con el diagnostico del medico. Saltos y brincos

      Eliminar
  13. Joé pobrecino...que tía más malaaa. Casi se la come, antes de que se las coman otros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que tenia el velorio “preparao”, la casa para recibir visitas, era su primera fiesta. Un saltibrincos

      Eliminar
  14. No me esperaba ese final jaja... me sacaste una sonrisa!
    buen viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien , sonreír es muy sano y total a el le va a dar igual, se tiene que morir que lo ha dicho el doctor. Saltos y brincos

      Eliminar
  15. Nos lo has pintado con palabras de tal manera que como si se tratase de una cámara cinematográfica yo la iba siguiendo, me han llegado los aromas, he visto las empanadas y he sentido la satisfacción del anciano recompensado por su gran esfuerzo. Y ¡cómo no! me ha dolido el golpe de ese cucharón de hierro. ¡Qué sorprendente final!
    Besos Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te va a salir un chichón, jaja. Hay que reírse hasta en los malos momentos. Un abrazo

      Eliminar
  16. Un texto que me produce mucha tristeza... realidades que a veces superan la ficción.
    Abrazos de mar:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno es mejor tomar ciertas cosas con humor, la vida ya es bastante sería. y dice una frase que no vamos a salir vivos de ella, así que mejor reír que llorar. Abrazos

      Eliminar
  17. Con esa arpía seguro estará mejor muerto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas horas ya se han comido la empanada jaja

      Eliminar
  18. Esto es tener visión de futuro. ale.
    Por cierto una entrada que me pone triste porque hoy voy a un funeral y es de una persona joven, Casualidades.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es muy triste, otra amiga común está pendiente de una amiga que está muy malita, la vida tiene esas jugarretas. Un abrazo enorme

      Eliminar
  19. Eso si que es ser una mujer previsora. Recuerdo algunos velatorios en el pueblo de mi padre. Habia de todo para comer... y para beber. Al final todo el mundo partiéndose de risa y el muerto más solo que la una. Qué tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mejores chistes salen de los velatorios, hay lugares donde las vecinas preparan comida y caldos para acompañar las penas. Abrazos, que ya no queda empanada

      Eliminar
  20. Pobrecito ni su ultimo deseo le dejan cumplir; por ser tan previsora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ella si ha cumplido el suyo, las vecinas le han dicho que la empanada estaba deliciosa y que lo ha organizado todo muy bien, vamos como si tuviera costumbre. Abrazos

      Eliminar
  21. Pobre, qué cruel su mujer, jajaja!
    Besitos, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mujeres demasiado previsoras, esta ademas tenia mucha fe en el diagnostico del doctor, jaja

      Eliminar
  22. Pobre hombre, la mala mujer no quería que el casi muerto empezara la fiesta.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no, si no se muere no hay velorío, con la ilusión que le hacia a ella.jeje. Buen fin de semana preciosa

      Eliminar
  23. Jajajaja... buenísimo el cuento, Ester. Una pena que haya muerto sin darse el último gusto.
    La mujer tendría que haberle permitido aunque sea que se coma una sola.
    Besos, con aroma a empanada... ¡qué ricas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mira que si se recupera y le estropea el velorio. Unos abrazos y ya no queda empanada,

      Eliminar
  24. Ja, ja, ja, solo lequeda morirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de que se enfríe la empanada, por supuesto. Un abrazo grande

      Eliminar
  25. Respuestas
    1. Pero esta huele a empanada casera jeje. Un abrazo

      Eliminar
  26. jajajajjjaj, vaya tela...

    Una brazo, Ester¡

    Feliz semana¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre mujer toda la mañana cocinando, jeje Buen fin de semana

      Eliminar
  27. Siempre me quedo con las ganas. Todavía huele a esa empanada que despertó la gula del pobre hombre. Sí que da rabia que estés cocinando y entren a husmear y a picar, ja,ja, me has hecho reir.
    La otra sonrisa es para ella, mañana vienen a cuidarla y ya no estará sola.
    Buen finde de semana, y no guardes el abrigo que vuelve el fresco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas conseguido que que alguien la pueda acompañar, la soledad en estos casos es muy desangelada. y tu podrás estar un poco más tranquila. Yo no suelo cocinar, pero cuando lo hacia también me daba rabia que entraran en la cocina a picar. Hace tiempo que no guardo el abrigo ni me quito las medías, hasta que no está el tiempo más decidido, que la primavera es caprichos, Un abrazo grande, torrijas y café con leche.

      Eliminar
  28. La vida es corta, come lo que te de la gana... lo lei hoy en un restaurant de aqui. Me acorde al leerte. Como siempre muy inesperados finales en tus lineas, lo cual las hace, sencillamente, encantadoras. Un abrazo de fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más arriba alguien ha dicho antes muerta que delgada, son maneras de decir que la comida es un placer. y si comemos y reímos aunque la vida sea corta la pasaremos alegres. Buen fin de semana

      Eliminar
  29. Me caes tan bien Ester, tienes un ingenio y una espontaneidad, que me resulta imposible no leer tus comentarios cuando te encuentro en blogs de amigos, lo confieso. Me dejas muchas sonrisas siempre! Solo eso... quería que lo supieras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tu sabes como alegrar el día de una bloguera, Ser alegre es empezar a estar contenta que es el origen de la felicidad. Un abrazo agradecido y de colores

      Eliminar