La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

3 de octubre de 2013

El empujón…


Hay un cuento budista que dice: Había una persona que siempre estaba a punto de caer, pero nunca terminaba de hacerlo. Hasta que un buen día, vino alguien y, muy generosamente, le dio un pequeño empujón para que se cayera. Claro, porque si no se caía, no se iba a poder -finalmente- levantar.

50 comentarios:

  1. Muy Bueno.
    Porque lo Bueno es saber levantarse después del "batacazo." que te de la Vida.
    Saludos, manolo

    Gracias Amiga Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy vamos a coincidir todos, es bueno tener la oportunidad de volver a levantarse. Como se nota que no lo he escrito yo jeje
      Abrazos

      Eliminar
  2. Es como el amigo que te da una bofetada para ayudar a despertarte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me la dio mi padre para cortar un ataque de nervios. Mi padre y yo con mi bebe al que íbamos a acristianar, los tres en el ascensor, cuando paró y abrí la puerta había bajado a un sótano y me encontré una pared de ladrillos. Saltibrincos

      Eliminar
  3. Todos necesitamos a veces ese empujón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, y debemos saber también cuando darlo.

      Eliminar
  4. Me encantan estos cuentos y leyendas Zen, siempre tan profundos.
    Cuantas veces hay que caerse para saborear el levantarse!
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rumi, Osho y tantos nos cuentan historias sencillas pero de calado.

      Eliminar
  5. Nos levantamos de esos empujones con más ganas de todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi debe ser, levantarse y empezar otra vez y con ilusión. Saltos y brincos

      Eliminar
  6. A veces es necesario un empujón no solo para caer y levantarte, sino para ver las cosas como realmente son.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que esa es la metáfora. Muchos abrazos

      Eliminar
  7. Eso de empujón para que se cayera, no lo tengo yo muy claro, mira que si el que está a punto de caer se está agarrando desesperadamente a una rama que sobresale de un enorme precipicio del Tibet, de esos que te da tiempo a rezar un rosario antes de caer y el pobre hombre está diciendo "Una cuerda, porfa... una cuerda, que me caigo", eso si en uno de los 250 idiomas que componen la lengua sino-tibetana y que no hay Buda que las entienda.
    Y el pobre hombre recibe un empujoncito, para que pueda levantarse, sigo opinando que no le va a hacer ni pizca de gracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se cayo por el precipicio y se agarró a una rama, gritó y pidió ayuda, entonces oyó una voz grave que decía: Soy Dios, suéltate que yo te sostendré.- ¡Vale! ¿Pero hay alguien más?
      Abrazos

      Eliminar
  8. Algunos no avanzan como no sea a golpe de empujones.

    Un beso Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces los necesitamos, por cobardía, por vagancia, indecisión, es entonces cuando se agradecen los empujones. Saltos y brincos

      Eliminar
  9. Hay veces que hay que caer para comenzar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nos cuesta entenderlo, pero es cierto. Un editor que lo tenía todo, familia, dinero, fama, amigos y respeto perdió la ilusión por seguir adelante, entonces acudió a un psiquiatra que lo escucho atentamente y le dió la solución: Vaya a su empresa y prendale fuego, que se queme todo. Y vuelva a empezar. Entendió el mensaje y no tuvo necesidad de hacerlo. Es un caso real.
      Abrazos

      Eliminar
  10. Esto me recuerda a otro proverbio ruso "Caer está permitido. ¡Levantarse es obligatorio!. Así a levantarse se ha dicho...;)
    Abrazos de verde-mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me levanto para recibir esos abrazos tan bellos. Gracias guapa

      Eliminar
  11. Muy bien¡ lo peor, es que caigas por un barranco
    Bss, Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya es mala leche, esperemos que en la caída nos recoja ese señor que siempre está presente en tu blog, jeje

      Eliminar
  12. Está muy bien caer de vez en cuando, porque la forma de crecer es levantarse una y otra vez.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora entiendo porque hay gente tan rastrera, no se han levantado nunca. Lo importante es el afan de superación. Abrazos

      Eliminar
  13. A veces un empujón es lo que necesitamos para tomar fuerzas y levantarnos.. me gustó el cuento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que dice el cuento, los budistas son pacientes y sabios.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  14. Caigas donde caigas tendrás que levantarte, con más o menos esfuerzo, con más apoyo o menos, con heridas, o con olor a hierva humeda....
    ARRIBA¡¡

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, no nos podemos quedar tirados en el suelo, hay que rehacerse, curarse las heridas y seguir adelante. Saltibrincos

      Eliminar
  15. vuelvo porque me levante casi de silla, cuando vi HIERVA puffff
    anda que tardé en caer y darle un patadon a la gramatica, sin pretenderlo hizo una breve presentación de lo que es caerse en público y levantarse en pulico.
    Eso si, que el humor no falte¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, nos ocurre a menudo, a mi especialmente con el teclado del teléfono, las teclas son tan pequeñas que es casi imposible leer lo que escribo. Pero te ha quedado muy bien, te has recuperado pronto y el publico no se ha dado cuenta, con lo bien que lo pasarían leyendo tu buen humor

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Hay muchos de estos, uno para cada situación de la vida. Un abrazo

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Pero entonces no habrá nadie para ayudarte a levantarte.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  18. Siempre es mejor que el empujón me lo den hacia arriba.
    Si me caigo ya procuraré levantarme yo por la cuenta que me tiene.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te refieres a la caída física te digo que cuando tropiezo y me caigo lo primero que hago, antes de ver si me he hecho daño, es mirar a ver quien me ha visto y luego me parto de risa. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Pues sí, hay gente que disfruta si nos caemos, y sino, nos dan ese empujoncito para reirse más, y más se ríen cuando no podemos levantarnos. En nuestra voluntad está el poder para conseguir ponernos en pie, y acallar esa risas de las malas personas.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, yo creo que si nos empujan con mala fe se están declarando ellos solos como estupidos. Procuremos estar lejos de los necios y andar erguidos. Un abrazo

      Eliminar
  20. Mira que sabia filosofía! Ester, te aprendo cada vez que te leo.
    Gracias por ese post. La imagen es estupenda!

    Un abrazote y un salto feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los budistas siempre miran un paso por delante pero van despacio.
      Saltos y brincos guapa

      Eliminar
  21. Hay que tocar fondo para poder subir. Todos necesitamos de vez en cuando ese empujón que nos haga reaccionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso supongo que es lo que dice el cuento budista, ellos saben mucho. Saltos y brincos

      Eliminar
  22. Claro qué sí, para levantarnos tenemos que caer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece una incongruencia pero es verdad. Un abrazo

      Eliminar
    2. Ester , yo siento que está bueno el empujoncito...porque además te da la oportunidad de saber quién será el primero que extienda su mano para ayudarnos a dar el envión y levantarnos...abrazos

      Eliminar
    3. Tu posición es muy acertada, está bien saber con quien podemos contar. Abrazos

      Eliminar
  23. Mejor caernos para poder levantarnos y saber lo que es estar en el suelo y de pié, pero sobre todo, andando.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Andando, con la cabeza alta, el paso firme. Abrazos María

    ResponderEliminar