La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

22 de noviembre de 2012

Me encanta Dios...

Jaime Sabines


Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe con las manos.

Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo, o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo- la vida, sea para siempre.

Ahora los científicos salen con su teoría del Big Bang... Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes.

A mí me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los antibióticos- ¡bacterias mutantes!

Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble.

Mueve una mano y hace el mar, y mueve la otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento.

Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, y manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira. Es la tierra que cambia -y se agita y crece- cuando Dios se aleja.

Dios siempre está de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy.

A mí me gusta, a mí me encanta Dios. Que Dios bendiga a Dios.

 


22 comentarios:

  1. Me gusta mucho jaime Sabines, no conocia esta poesia de él. Es un hombre genial

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conozco muy poco de su obra, la verdad es que he leído cosas suyas después de recibir un PowerPoint con este texto.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  2. Hoy no me encuentro en mis mejores condiciones, ayer me hicieron una prueba en el clínico, aunque te puedo asegurar que, he rezado para que salga bien y entonces saltaré y daré gritos de alegría, aunque de momento tengo que hacerme un análisis de sangre e igual sale mi mala lec... digo uva, por los últimos acontecimientos españoles.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero y deseo que te animes, y que el resultado de la prueba te permita saltar. Yo lo haré contigo.
      Y mi recomendación es que no leas la prensa, que en el televisor sintonices canal cocina (que no sea el de Arguiñano, claro) y en la radio escucha “radio Olé”.
      Los acontecimientos no los podemos cambiar y debemos cuidar nuestra salud.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Bueno.. imagino que la fe es ciega.. Yo no creo.., pero si creyese, no creo que me gustase...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las creencias, son cosas de la fe, se tiene o no.
      Unos besos grandotes

      Eliminar
  4. Qué bueno!! Me gustó mucho.
    Yo le siento un punto irónico, pero no sé si es mi percepción no más...
    Un beso Ester

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tiene ese punto y quizá lo haga mas actual, mas para el momento, en que mucha gente se quiere ir de la fe. No se, no soy teologa.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  5. Estoy con Eva. Tiene un punto de ironía que le quita seriedad...
    mmm... voy a buscar más cosas de Jaime Sabines. Gracias Ester por traerlo. :-)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo conocí, su obra quiero decir, cuando me enviaron este texto en un PowerPoint, busqué mas cosas suyas y un poco de su vida, y quizá su situación personal y su lugar de nacimiento le hayan hecho poner la nota irónica, pero creo que lo que pretendía es acercarlo mas a la gente.
      Tampoco he hecho un análisis, así que espero que si descubres algo importante lo compartas.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  6. Sea como sea, tengo claro que todo lo que nos pasa tiene un responsable que no es Dios precisamente.

    Un abrazo Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no, pero con lo bien que nos vendría echarle la culpa de todo.
      Unos besos

      Eliminar
  7. Ester, Jaime Sabine es mi poeta de cabecera.
    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo se, está en tu perfil, yo lo acabo de conocer.
      Saltos y brincos y besotes

      Eliminar
  8. Había leido algunos poemas de Sabines pero esto no lo conocía. Gracias por publicarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Yo ya vengo respondiendo a todos los comentarios que no había leído nada de el, pero me gusta y ya voy conociéndole un poco mas.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  9. A mi también me encanta y siempre le veo sonriendo, cariñoso, atento, comprensivo...¡una pasada!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que nos lo consiente todo. ¡Que suerte tenemos!
      un ramo de besos con dos abrazos

      Eliminar
  10. Que Dios nos coja confesaos, como diría mi abuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confesados o sin pecados en las alforjas.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  11. Pero Sabines se ha olvidado de una cosa: Cuando un niño enferma, cuando La miseria seca el alma, cuando una madre llora, cuando,cuando,cuando... ¿Dónde está Dios?.

    Son pensamientos de madrugada.

    Un beso Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Airblue, este es un blog desenfadado, las mas de las veces saca sonrisas, y yo no soy teólogo, no doy consejos.
      Dios está siempre con nosotras a veces nos alejamos un poco, no sabemos llamarle, le rechazamos. En cualquier caso creer es un acto de fe, simplemente.
      Ante el dolor de un niño, de una madre, etc. Podemos alejarnos y renegar (que ya es creer) o agarrarnos a Él para entender nuestras penas.
      Creo que tendría que haber sido más breve y menos contundente. Lo siento.
      Te dejo un ramo cesto con besos y abrazos y miles de gracias.

      Eliminar