La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

11 de octubre de 2012

Margarita…


El pesimista teme preguntarle a las hojas de la margarita, el optimista confía en que le salga que SI, el realista ni siquiera le arranca las hojitas.

A mi la margarita siempre me mentía.

La margarita es una planta corriente, bajita como yo, flor de un solo pétalo. La margarita ni siquiera es una flor, aunque se las ha ingeniado muy bien para hacernos creer que sí lo es: es una inflorescencia.

 
                                     Para ti Mairló.

20 comentarios:

  1. ...Esto era un rey que tenía
    un palacio de diamantes,
    una tienda hecha de día
    y un rebaño de elefantes,
    un kiosko de malaquita,
    un gran manto de tisú,
    y una gentil princesita,
    tan bonita,
    Margarita,
    tan bonita, como tú...

    Esta entrada me ha recordado el poema de Rubén Darío. A Margarita Debayle.
    Saludos gozosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que lejos de mi vas a estar, guarda, niña, un gentil pensamiento al que un día te quiso contar un cuento.
      Precioso, saltos y brincos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Esta en concreto es discreta y sencilla. Un saludo y tambien saltos y brincos

      Eliminar
  3. La margarita es una emoción, un estado de ánimo, un sabor..

    Tú sabes que, aparte de comedora de margaritas, soy también mordisqueadora de palabras, verdad?..uhmmm, "inflorescencia", la muerdo y me sabe a aire y libertad..

    ¡rico-rico!

    Gracias mi querida, Ester, hoy me has puesto un montón de pétalos en la sonrisa :)

    Besos, achuchones y saltitos



    (Por cierto, precioso el poema de Rubén Darío..)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, las margaritas la tarta y el poema, que es mucho mas largo. Esta entrada me está dando muchas satisfacciones asi que hoy salto brinco y me río

      Eliminar
  4. Pues vale, la margarita es una inflorescencia, pero es una inflorescencia muy hermosa.

    Besos Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, a mi me gusta por su sencillez y la euforia con la que se muestra.
      Besos entre hojita y hojita para tí

      Eliminar
  5. Ese poema me lo recitaba mi padre de pequeña, me lo aprendí de memoria y lo recuerdo como si lo hubiera aprendido ayer. Yo se lo recitaba a algunos peques de la guarde para dormirlos, se dormían como benditos.
    A mí las margaritas blancas son de las flores -inflorescencias, vale- que más me gustan, en un vaso azul, en una jarra, en una tetera... las veo maravillosas. Margaritas y lirios silvestres para mí.
    Para ti, todas las flores para hacerte un collar hawaiano, y saltos y brincos, preciosa Ester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno las margaritas son las flores que mas aparecen por mi casa, mis preferidas son las amapolas, pero es imposible mantenerlas en un jarrón (salvo si cortas y quemas el talloa y yo soy incapaz de semejante ultraje)me gustan las flores silvestres, las anemonas y las margaritas, que son como yo se adaptan son comodas bajitas y sin pretensiones y ademas duran mucho.
      El poema entero te lo sabes de memoria, eres un crac.
      Gracias por tu comentario, el collar me lo quedo. Saltos y brincos.

      Eliminar
  6. Jajaja!!! Yo pasé por todas las etapas en mi vida con las margaritas, hablará eso de lo que fui madurando? Me estás haciendo reflexionar Ester!!
    Cuando era más joven era de las que pensaba que nunca me quería, de hecho me solía decir que NO el último pétalo. Luego empecé a pensar que sí, y me daba que SI. Hoy día me da igual lo que me diga la margarita...
    Esto que te cuento no es broma, eh!
    Besitos, me gusta que se lo dediques a Mairló, seguro la alegra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La margarita es el romanticismo juvenil. La margarita siempre dice lo que quiere y no sabe nuestro futuro, nosotras debemos vivir con nosotras sin hacer caso de la opinión de una flor.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  7. Ah!! No había visto que Mairló te comentó y efectivamente le sacó una sonrisa esta entrada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si con esa intención he publicado la entrada, no me gusta que el desencuenro dure mucho tiempo, todas tenemos días, pero si son muchos me entristece y pensé que una tarta de margaritas le sentaría bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Una tarta de margaritas y además de tu parte Ester, bien no..¡me ha sentado de fábula!

    Y encima llueveeeee uhmmm! ;)

    + besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he disfrutado de una noche de tormenta y aguaceros, ahora voy en el tren y no se que encontraré en destino. Saltos y brincos

      Eliminar
  9. Hay que detallazo te han hecho Ló!!! eso alimenta el alma

    Ester, vengo del blog de Ló como puedes ver, y me he quedado un rato mirando el tuyo, me ha enganchado, tan suave, sencillo y directo...me pasaré por aqui

    Saludines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas en tu casa, es la de todas. El nombre de tu blog y tus saludines me conducen a zonas diferentes, mañana me paso para conocerte, ahora estoy en un tren.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  10. Me gustan las margaritas, era la primera flor que salía en el césped del jardín de mis padres, si, no, si, no.... a mi nunca me salía el sí. Ahora las tomo en infusión, manzanilla para los gases, no te rías, padezco de los nervios desde hace casi treinta años. No hay nada mejor que una taza de camomila para la maldita ansiedad.

    Saltemos juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has encontrado remedio para la ansiedad ya no lo es tanto. A mi la ansiedad se me pasa comiendo y si mientras como estoy frente a un campo de margaritas, miel sobre hojuelas. Saltos y brincos a ritmo de jota

      Eliminar