La editora de este maravilloso blog no publica en domingo, ni visita, ni responde; descansa y deja descansar.

20 de septiembre de 2012

Se me ocurre…



Es divertido conocer cosas y visitar personas, ¿O es al revés?

Compramos todo lo que nos venden, y luego nos estorba

¿Tenemos lo que queremos o lo queremos para presumir?

Hay días que parecen noches ¿Por lo románticas?

¿Cuántas aplicaciones hacen falta para saturar mi iPhone?

Cuando voy al cine quiero ver pelis de tiros y karate. Ya me he cansado de la “cultura”

Tengo ganas de divertirme y de vaguear, ¿Soy joven?

No me importa lo que piensen de mí. Si no lo dicen

Tengo oído para la música, aun estando bajita la oigo

En las playas nudistas es donde se nota mas las diferencias de clase

Siempre estoy dispuesta a hacer lo que esté en mi mano: si se trata de usar las dos ya me replanteo el caso.

¿Los zurdos tienen el cerebro al sever?

Los códigos Qr, si fueran en relieve ¿los podrían leer los ciegos?

 
¿Crees que se me ocurren tonterías?

14 comentarios:

  1. Eso del iPhone, Smartphone y códigos QR, casi, casi son palabras desconocidas para mi, no tanto por la palabra, como por el significado. Aunque el código QR se está demostrando que es algo inefectivo. Ver 5 razones por las que el marketing vía códigos QR ya no funciona y cómo podemos arreglarlo
    Saludos, brincos y caídas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, los Qr no son la panacea y además son feos, como el televisor, el ordenador, los billetes de metro etc. Pero tiene una gran ventaja sobre todos ellos y es que no son necesarios, puedes o no usarlos.
      En general todos estos artilugios acaban formando parte de nuestra vida. ¡Uf! Que serio me está quedando esto.
      Gracias por el enlace que me lo he leído con interés, y porque si son necesarios y se agradecen los comentarios.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  2. Hace algún tiempo leí la historia de un granjero islandés preocupado por un grave problema: intentaba criar pollos, pero en la colina sobre la que tenía su granja, el viento se llevaba a los pollitos mucho antes de que pudiesen ganar el peso suficiente para soportar el ventarrón. Después de reflexionar (algo que los islandeses acostumbran a hacer bastante mejor que nosotros, vease la patada en el culo al FMI y la Banca Internacional...) decidió que la mejor manera de mantener a sus pollitos a salvo era atarles a cada uno una piedra lo suficientemente pesada para que no saliesen volando, pero lo suficientemente ligera como para permitirles caminar.

    Desde entonces, es frecuente ver a los pollitos arrastrando sus piedras, y al granjero sopesándolas para atar a cada uno la que le corresponde.

    ¿Idea tonta?

    Yo más bien diría "pensamiento tangencial"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los presos se les ataba una bola de hierro, como a los pollitos la piedra, esto es que el pensamiento tangencial de los carceleros se generalizó y pasó a realidad absoluta.
      Y no me voy por la tangente, no se me olvida darte las gracias por el cumplido al comparar mis tonterías con las del islandés que además reflexiona.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  3. Hola Ester.
    A mí no me parecen tonterías, es más, creo que tus preguntas sin respuesta sólo se las hace alguien inteligente.

    Un abrazo.
    PD.- ¿Dónde está la casilla de seguidores? Lo mismo la tengo delante de las narices y no la veo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa. La casilla de seguidores no existe, tengo tan pocos que he creido que sería vanidad por mi parte. Yo ademas de la lista de los blogs que sigo, tengo unos cuantos en favoritos y desde allí entro a leerlos. Buscaré a ver como se hace y la pondré.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  4. - visitar personas es lo más divertido, y si de paso conoces cosas.. que mejor ...
    - No sé si todo lo que nos venden... si todo lo que podemos.
    - me gustaría tener para preesumir.. pero como no tengo.. me quedo con lo que necesito..
    - a mi esto no me ha pasado nunca ajjaja. Noches que me parezcan días si.
    - El mio lo tengo a tope.. asique no sé si habrá un máximo.
    - Pues a mi me van más las de investigación.., pero algún que otro tiro desahoga.
    - Si tengo ganas siempre.. de vaguear no.. pero porque me aburre ajajaj.
    - Que razón...
    - Si.. tengo un oído muy fino.
    - Jjajajaj que bueno, yo voy a la nudista, me voy a fijar.. porque solo veo pieles.. me fijaré a ver si se le ve la clase ajjaaj.
    - Ummmm
    - Dicen que son más inteligentes... y la prueba la tengo en mi marido... ahora lo del celebro al revés.. ya no sé..
    - Odio esos códigos.

    Yo no le llamaría tonterias... reflexiones puede...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, yo tambien tengo zurdas en casa, no se si son mas inteligentes pero yo las quiero mucho. Me gusta mucho que me visites.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  5. Pensar es un derecho y a nadie le debe importar lo que pasa por la cabeza de cada cual. Y si lo comparte pues allá el que lo esté leyendo. Yo misma.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Katy es que a veces escribo sin pensar. Un beso.
      Saltos y brincos meditados

      Eliminar
  6. De tonterías, nada, guapa, que son preguntas -algunas con respuesta incluida- muy agudas algunas, otras graciosas, todas interesantes y divertidas. Quién tuviera un ingenio así de rápido y chispeante.
    Mi niña es zurda y, como tú dices, inteligente, sí, mucho,pero sobre todo lo que se la quiere.
    Saltos y brincos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. No es ingenio, es ironía, sirve para mitigar un poco las noticias. Jaja. Un día hablaremos de las hijas.
      Saltos y brincos

      Eliminar
  7. Bueeeeno, yo sostengo que hay personas que son como paisajes, así que lo de visitarlas me viene de perlas!, incluso alguna vez habité una (persona, digo) ;))

    ¿Tonterías? se te ocurren genialidades, Ester!

    :)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante habitar una persona, debe ser toda una experiencia. Algún día nos cuentas la segunda parte.
      Saltos y brincos

      Eliminar